Todas las Noticias
последний обряд смотреть онлайн

La Tertulia de la Nacionalidad. Por Juan Rguez. Plaza. Periodista.

Anoche tuve un sueño. La Ni fú-Ni fá entraba en el hemiciclo canario para inaugurar el debate de la nacionalidad y telonear a los oradores con un completísimo popurrí de canciones consensuadas con los premiados del último Canary Murga’s Kings Forever. Las cuotas isleñas estaban milimétricamente representadas porque, en mi sueño, me preocupé de que el concurso hubiera sido un escrupuloso y muy paritario play off con los campeones desde El Hierro hasta Alegranza. Los 60 diputados aplaudían a rabiar y se desborregaban hasta el llanto con cada crítica dirigida hacia la labor del presidente del gobierno y de los líderes de sus propios partidos.
Un reflujo estomacal me despertó bruscamente.

Si la vida es sueño la política es una pesadilla con resaca. A Clavijo le agradecí que no abusara de sus privilegios presidenciales para lanzar 120 minutos de discurso, como hacía el memorioso pero titubeante Paulino. Al actual presidente le basta con 60 ó 70 minutos. Tampoco es partidario de salir en nuestros televisores la noche de fin de año, todo un detalle de estilo personal. Sus maneras desde la tribuna están marcadas por la calma y el respeto al adversario; él aprovecha la inercia del golpe del contrincante para devolver el ataque. Se le nota que fue karateca antes que político. Clavijo es de CC, pero desde que llegó a la presidencia hizo un ‘procés’ en el que asume el pasado y la herencia aunque sin complejos por hipotecas pendientes. Ha tenido fácil buscar su identidad negociando con Rajoy después de los últimos años de Paulino a cara de perro con Soria. Y ha tenido sus logros, con la ayuda de Nueva Canarias en Madrid y la necesidad de un PP que busca amigos para gobernar.

El presidente canario sabe que un cuarto de siglo consecutivo de poder es un lastre, así que estos días procuró ceñirse a los datos de su gestión de un año para otro : más dependientes beneficiados en 2017 que en 2016, menos lista de espera sanitaria que el año anterior, más medidas para la formación educativa, implementar esto y aquello porque vamos logrando más recursos y racionalizamos, más empleo aunque a ver si mejoran los salarios, medio ambiente, sostenibilidad. Y en ese plan. Cuando le hace falta usa la ventaja de que PP y PSOE han participado del gobierno regional y por ello han sido cómplices de las carencias.
Luego llegaron los portavoces de los grupos de la oposición. El guión de esta saga anual que es el Debate de la Nacionalidad/Región/Comunidad Autónoma ya nos lo sabemos. El show repite tópicos, frases hechas y lugares comunes que no enganchan al aburrido pueblo. Dolores Corujo (PSC-PSOE) denunció una legislatura perdida (claro, porque su partido fue expulsado del gobierno hace año y pico). Asier Antona (PP) dijo que lo que hace avanzar a Canarias es la generosa mano de Rajoy (Antona hace su versión de Albert Rivera, dando cera desde fuera pero negociando asuntos a conveniencia). Noemí Santana (Podemos) recurrió a la corrupción y al carácter antisocial del ejecutivo autonómico (y le regaló un bolígrafo a Clavijo en uno de esos gestos teatrales al estilo de Pablo Iglesias, pero con menos sentido escénico que el coletas). Román Rodríguez (NC) hizo de Román Rodríguez (el sublime estadista que no recuerda que gobernó). Y Casimiro Curbelo (ASG) con tres escaños como tres soles (y llevando pa La Gomera).

Hoy es el tercero y último día de esta fiesta que terminará con 700 propuestas de resolución por parte de los grupos. Un pasatiempo de ideas sin efecto ni obligatoriedad para poner en práctica nada de lo que se presente. Algo parecido al Diputado del Común, Consejo Consultivo y Audiencia de Cuentas. La bronca y de momento no renovación de estas tres instituciones parlamentarias ha sido la originalidad de este año en las horas previas al comienzo del Debate. Instituciones que al igual que las propuestas de resolución tienen mucho de no vinculantes.
Cuando Felipe González instauró el Debate sobre el estado de la Nación él era una estrella confiada en su arte discursivo, nuestra democracia era joven y había argumentos que sonaban a nuevo. Ahora esa frescura no existe, ni en el Congreso ni aquí. Tenía razón Pablo Iglesias cuando dijo que el verdadero Parlamento está en los platós de televisión, lo demás es un tostón.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top