Todas las Noticias
последний обряд смотреть онлайн
PRESENTAN EN LA ULL LOS TRABAJOS PARA INCLUIR LA VARIANTE DIALECTAL CANARIA EN EL CORPUS ORAL Y SONORO DEL ESPAÑOL RURAL

PRESENTAN EN LA ULL LOS TRABAJOS PARA INCLUIR LA VARIANTE DIALECTAL CANARIA EN EL CORPUS ORAL Y SONORO DEL ESPAÑOL RURAL

El Corpus Oral y Sonoro del Español Rural (COSER) es un proyecto de investigación que desde 1990 ha recopilado datos sobre las características morfológicas del español dialectal. Desde 2016, y gracias a la colaboración de las universidades de Gante (Bélgica) y Lausana (Suiza), ha iniciado las encuestas correspondientes a Canarias. El pasado 6 de noviembre dictaron sendas conferencias en la Universidad de La Lagua tres investigadoras de este proyecto: su directora, la catedrática de la Universidad Autónoma de Madrid y académica de la Real Academia Española Inés Fernández Ordoñez; y las investigadoras de la Universidad de Lausana Mónica Castillo Lluch y Cristina Peña Rueda.
Fernández Ordoñez habló sobre el proyecto COSER, así como del panorama de la dialectología en España y las diferentes áreas dialectales del español peninsular, basadas no tanto en datos fonéticos o léxicos, sino en datos gramaticales. Según la experta, “hay muchísimas zonas, desde luego muchas más de los que los manuales de dialectología contemplan tradicionalmente”.
Por su parte, la catedrática Castillo Lluch y la doctoranda Peña Rueda se centraron en el español de Canarias, el cual la primera de ellas considera “fascinante” porque es aparentemente un habla muy periférica, pero, en realidad, tiene mucha trascendencia al haber influenciado históricamente al español americano. “Hay muchos rasgos que son propios del habla canaria, como decir ‘no quiero más nada’ o ‘ya yo lo sabía’, que son propios también de algunas zonas americanas, a veces muy extensas, y eso tiene mucho interés para una lingüista”.
Las investigadoras han venido invitadas por el Laboratorio de Fonética de la Universidad de La Laguna y por el Departamento de Filología Clásica, Francesa, Románica y Árabe, así como por dos proyectos de investigación dirigidos por las catedráticas Dolores Corbella (proyecto FFI2016-76154-P) y Josefa Dorta (PI FFI2014-52716-P)..
Corpus Oral y Sonoro del Español Rural
Los trabajos en el COSER ya han finalizado prácticamente en la España peninsular, salvo en algunas áreas bilingües, y en estos momentos está acometiendo la campaña correspondiente a Canarias: en 2016 realizó las encuestas en Tenerife; en 2017 en Gran Canarias; en 2018, en Fuerteventura, Lanzarote y, esta misma semana, La Gomera; y está previsto que en 2019 realicen las de La Palma y, finalmente, El Hierrro.
Preguntada por las posibles diferencias entre el habla de cada isla, la profesora Fernández Ordoñez señala que, en su opinión, no hay tanta disparidad. “A mí no me han parecido tantas las diferencias, por lo menos en lo rasgos en los que nos fijamos, que son los gramaticales. Pero también es verdad que no hemos encuestado en las islas occidentales, donde se dice que, normalmente, hay rasgos más arcaizantes y que son un poco diferentes”.
Si bien el español de Andalucía, Canarias y América está englobado en una gran área dialectal que se ha dado en llamar como el Español Atlántico, la académica de la RAE estima que las afinidades de la variante canaria son mayores con la americana que con la andaluza. En concreto, ambas coinciden en el seseo; en el uso de “ustedes” como único elocutivo plural, por lo que las concordancias se dan en tercera persona; y el uso diferente de los tiempos verbales simples y compuestos, con un uso del pretérito perfecto simple en más contextos que en la Península
Por su parte, la profesora Castillo Lluch explica la metodóloga de las encuestas del proyecto. Las realizan equipos de tres o cuatro personas que se desplazan en un pueblo y entra en contacto de manera espontánea, sin llevar nada preparado, con personas mayores que hayan vivido en él toda la vida. Se les pregunta sobre la vida en el campo, los cultivos, la educación, cómo se organizaban las familias, si las mujeres eran educadas como los varones y, en general, sobre la vida tradicional de los pueblos.
El equipo toma notas y, además, registra las conversaciones tanto en audio como en video, para su posterior análisis en busca de los rasgos dialectales de esas personas. Ya existen estudios similares realizados por lingüistas hace cuatro o cinco décadas, por lo que este corpus sirve también como registro, para comprobar si los fenómenos descritos hace medio siglo siguen vigentes o ya han desaparecido.
Castillo Lluch matiza que, en todo caso, al COSER le interesan, sobre todo, los fenómenos morfosintácticos, poco estudiados anteriormente porque los proyectos más antiguos de dialectología se centraban en la fonética, la fonología y el léxico. “Siempre hay cambios, pero, curiosamente, algunos fenómenos que ya hace cincuenta se consideraban en extinción, todavía permanecen en algunas zonas retiradas, en hablantes muy mayores”.
Las investigadoras de la Universidad de Lausana también han aprovechado su estancia en la Universidad de La Laguna para comprobar si alguno de los fenómenos detectados en áreas rurales se dan todavía entre generaciones más jóvenes y universitarias. “Por poner un ejemplo, en el campo hemos oído utilizar ‘sino’ en expresiones como: ‘este niño come sino pollo’, que para un peninsular suenan muy cultas. Los jóvenes actualmente suelen decir más ‘este niño sólo come pollo. Entonces, esa estructura vemos que, aparentemente, sí está evolucionando”.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top