5 claves a tener en cuenta antes de empezar a invertir

Aunque el mundo de la inversión está al alcance de un público cada vez más amplio y menos especializado, es importante contar con ciertos conocimientos base antes de empezar a invertir nuestro dinero. Además, planear y seguir la estrategia adecuada nos ayudará a evitar riesgos y poder acceder a mayores rentabilidades.

El sentido común y el control de nuestras emociones es algo básico para invertir de una manera segura, además de la constancia y la paciencia. A continuación, mencionamos algunos de los factores más importante a tener siempre en cuenta a la hora de poner nuestro dinero en cualquier tipo de inversión.

Tener claros los objetivos

Toda inversión se compone del triángulo rentabilidad-riesgo-liquidez, y dependiendo de lo que queramos conseguir con nuestra inversión, tendremos que centrarnos en una u otra parte de ese triángulo. Si queremos un ahorro a largo plazo, no dispondremos de liquidez en unos años, pero las rentabilidades a las que optaremos serán mayores que a corto plazo sin tener que incurrir en un alto riesgo. Por otro lado, si queremos optar a grandes rentabilidades sin perder liquidez, estaremos incurriendo en riesgos más altos, y así sucesivamente.

Tenemos que saber el por qué invertimos, ya que estos objetivos serán los que guíen nuestra estrategia y decisiones de inversión, además de ayudarnos a planificar nuestras finanzas en general.

La importancia de observar el mercado

Para inversiones más volátiles como las acciones o el Forex, es imprescindible estar al día en lo que pasa en los mercados y seguir constantemente las fluctuaciones de los precios e indicadores de cada uno de estos mercados.

Carlos Valverde, experto en trading en tickmill.com, aconseja lo siguiente: “Una sola operación es algo muy marginal, pero para tomar una decisión, es más claro basarse en una tirada amplia de operaciones (o trades) para ver resultados de una forma más sólida y consistente”. Como vemos, hay que seguir de cerca las fluctuaciones y, con sentido común, tomar decisiones de compra o venta basadas en un conjunto de operaciones y no en una operación aislada.

Contar con un fondo de emergencia

Hay que tener siempre en cuneta que las cosas pueden no salir como esperamos en el mundo de la inversión, como también contar con que puedan surgir imprevistos ajenos a las inversiones que requieran de un desembolso de capital con el que no contábamos. Es por esto que los expertos recomiendan tener siempre disponible un colchón de seguridad que nos permita poder vivir sin ingresos durante 6 meses. Es este fondo el que nos sacará de apuros, en el caso de que suja algo.

No te olvides de diversificar

Como ya hemos comentado previamente, todas las inversiones conllevan un riesgo, por pequeño que éste pueda llegar a ser. Para minimizar este riesgo lo máximo posible, hay que diversificar las inversiones por si una de éstas falla, el resto quedaría a salvo. Se suele hacer la metáfora de los huevos en la cesta, al ponerlos todos en la misma, si la cesta se rompe, perderemos todos los huevos. Pero, por el contrario, si los diversificamos en distintas cestas, aunque una se caiga, seguiríamos teniendo huevos.

No dejar de formarse e informarse en todo momento

Ambos conceptos son igual de importantes, tanto mantenerse informado de las noticias que puedan afectar en las fluctuaciones de los mercados, como seguir formándose y adquiriendo conocimientos para mejorar constantemente nuestras decisiones de inversión. Esto también ayuda a mejorar la capacidad de entendimiento de gráficos o índices que son fundamentales para llevas a cabo estrategias de inversión ganadoras.

En definitiva, aunque el mundo de la inversión esté al alcance de cualquiera, hay que adentrarse con cierta base y conocimientos preestablecidos. Una vez nos creamos preparados, la cautela y el sentido común deberán guiarnos en las estrategias que decidamos seguir.

Spread the love

Deja una respuesta