¡¡AIRE FRESCO Y RENOVADO PARA EL PAÍS!! Por Salvador Barnés. Periodista.

Suena una trompetería que asusta, amilana, confunde y deja a la «vasca» acogotada, y es que todo eso deriva porque les va la marcha, más bien diríamos que les importa un «carajo» la opinión pública, que por cierto esta mas que harta de tener que lidiar con políticos del tres al cuarto por ser sospechosos y ruinosos de todo lo que pulula en esta sociedad española.
Aquí una de las poses que se han aprendido muy rápido ha sido la pose del «egipcio» en una mano hacia arriba y la otra hacia abajo, lo importante es «trincar», han entrado en la aula de las mordidas, chantajes, el tapabocas, la comisión, el trueque, la corrupción en el más alto grado, en un sobresaliente y no solo en España, les hemos pasado a los italianos y nos han puesto de referencia en Europa de lo que es robarle al Erario Público.
Esto es algo que es antiguo, sabido en regímenes dictatoriales ( de eso sabemos mucho), de Países de régimen bananero, pero de Paises democráticos como los que hay en Europa, casi nadie por no decir nadie, ¡Oh!, perdón España, que han pasado un notable circulo de políticos de ser unos profesionales y de haber ilusionando con sus programas políticos a sus votantes, a ser unos vulgares ladrones de gallinas, demostrando que no saben hacer nada solo planifican en enriquecerse con la política, conducir buenos «bugas», llevar ropa cara, ser cliente VIP de esos bares con lucecitas y asistir a reuniones de amiguetes colegas en donde en un momento les entra a todos la risa larga y floja cuando fuman ( por no entrar a mayores), todo esto más sueldo incluido, dietas y prebendas mil, lo paga el «patán» del pueblo, ese es el que paga todo está demolición de honestidad política. Hay que pagar el capricho de estos Sátrapas por querer ser y seguir soñando en la democracia. Los momentos en que vivimos los españoles pasan por ser inaceptables, en donde nos da la sensación de que estamos todos equivocados y solo damos sitio en las filas a aquellos que no trabajan por el bien común, es de locos.
Pues muchos de estos inapetentes a la dignidad y a la honradez, pasan por los Juzgados, muchos se quedan dentro. Llevamos más de 30 años a pecho descubierto sabiendo por donde se filtra la corrupción, como se lo llevan crudo ¿y que?. Nuestra sociedad está ya acostumbrada con este entuerto, hemos aprendido a convivir con piratas y bandidos, viendo que los que se consideraban más listos la Justicia los ha metido en la cárcel. Pero el pueblo sigue de «paganini» se siente a diario estafado, expoliados de su negocio y de su propia vida
Solo nos queda esa ilusión (que si la tenemos) de que se tenga sentido común y fuerza para hacer el esfuerzo de abrir bien la ventana para que entre aire fresco para el País, para conseguir así tener así una total limpieza de corruptos, vagos y ladrones de guante blanco, posiblemente sea esto mucho pedir, pero la democracia que queremos tener y por la que tanto se ha luchado conlleva esta postura que desea el ciudadano.

Salvador Barnes

Spread the love

OTRAS NOTICIAS

Quevedo afirma que el nuevo decreto para que el Supremo decida las restricciones genera incertidumbre

05 Mayo 2021 NC en el Congreso sostiene que puede ser una oportunidad para mejorar el autogobierno de las comunidades y, en caso contrario, una...

El Hospital General de La Palma remodela la zona de atención infantil de Urgencias

06 Mayo 2021 Este área cuenta ahora con tres boxes individuales con capacidad para aislamiento y dos nuevos espacios polivalentes que serán utilizados para la...

CC alerta que no se ha excluido a Canarias de los planes de gravar los viajes en avión

La propuesta que el Gobierno central ha remitido a Bruselas “supone un duro golpe a la conectividad de las islas”   Los nacionalistas muestran su...

NC pide el apoyo del Parlamento para que Madrid rebaje las tasas aeroportuarias y bonifique la de pasajeros

06 Mayo 2021 Esther González incluye un plan de recuperación turística específico para Canarias y a la UE la aprobación de incentivos temporales para las...

Deja una respuesta