Cádiz y Pamplona despiden abatidas a los guardias civiles embestidos por una narcolancha

12 de febrero 2024/Agencias
Familiares, compañeros y autoridades han despedido este domingo en Cádiz y Pamplona a Miguel Ángel González y David Pérez, los dos agentes de la guardia civil que murieron el viernes arrollados por una narcolancha en el puerto de Barbate (Cádiz) en medio de una gran consternación por lo sucedido.

El dolor y la rabia se han apoderado de las catedrales de Pamplona y Cádiz, donde se han instalado las capillas ardientes de los dos agentes fallecidos cuando su patrullera fue embestida por una narcolancha mientras varios vecinos que estaban en el muelle jaleaban a los tripulantes de ésta.

Las seis personas que estaban a bordo de esta embarcación han sido detenidas, entre ellas su piloto, Francisco Javier M.P., Kiko «El Cabra», de 46 años, de La Línea de La Concepción y con antecedentes por resistencia, desobediencia y blanqueo de capitales. Hacía solo diez días que uno de sus mejores amigos relacionado con las redes de tráfico de hachís, murió en otra ‘goma’ que embistió a la Guardia Civil en Sanlúcar de Barrameda.

Hay además otros dos arrestados, dos hombres que fueron a buscarles en un vehículo en Sotogrande, al que llegaron huyendo. Está previsto que mañana los ocho detenidos pasen a disposición judicial ante un juzgado de Barbate.

La viuda de uno de los agentes rechaza la medalla de Marlaska
Autoridades, familiares y vecinos de Pamplona han despedido este domingo al guardia civil David Pérez Carracedo, de 43 años y padre de dos hijos, que estaba destinado dentro del Grupo de Acción Rápida aunque desde hace un par de semanas prestaba servicio en el operativo de control de narcolanchas desplegado por el Instituto Armado en la provincia Cádiz.

Hasta Pamplona han transportado su cuerpo compañeros de su Unidad: cubierto por una bandera de España, el féretro ha entrado en la catedral de la ciudad entre aplausos de los asistentes, seguido de la viuda y otro familiares y las autoridades. Mientras tanto, la banda de música de la Guardia Civil ha interpretado el himno de España.

Con emoción contenida, agentes del cuerpo han hecho un pasillo para recibir el féretro a su entrada al templo; las muestras de dolor y consternación se han hecho más patentes en esos instantes en los abrazos, especialmente de los guardias civiles que conocían a David Pérez.

Uno de los momentos más tensos se ha vivido antes del funeral cuando la viuda de David Pérez ha rechazado, visiblemente emocionada, la medalla que le iba a imponer el ministro del interior, Fernando Grande-Marlaska, en la capilla ardiente instalada en la comandancia de Pamplona.

Los asistentes han comentado este momento, que ha ocurrido en presencia de las principales autoridades de Navarra, encabezadas por la presidenta del Gobierno foral, María Chivite, además de la consejera de Interior, Amparo López, y la delegada del Gobierno en Navarra, Alicia Echeverría, mandos de la Policía Foral y Nacional y del Ejército y cargos públicos de diferentes formaciones políticas.

Fuentes del entorno del ministro han dicho a EFE que ha sido un acto celebrado en la intimidad y se han limitado a explicar que Grande-Marlaska ha asistido a la capilla ardiente para mostrar sus condolencias a los familiares de David Pérez Carracedo.

El agente, natural de Barcelona, residía en la localidad navarra de Sarriguren, pero mantenía unos fuertes lazos familiares con Nogarejas, en León, ya que su madre es natural de esta población en la que su padre había ejercido también de policía.

Por eso, el cuerpo del guardia civil será trasladado desde Pamplona hasta la Iglesia de la Virgen de los Dolores de la localidad leonesa para oficiar mañana su funeral, antes de ser enterrado en el cementerio de Nogarejas a las 11:00 horas.

El PP pedirá la reprobación de Marlaska
Escenas parecidas se han visto en la catedral de Cádiz, que ha acogido la misa funeral por Miguel Ángel González, de 39 años, miembro el Grupo Especial de Actividades Suacuáticas (GEAS), natural de San Fernando y padre de una niña.

Agentes de este cuerpo han querido despedirse de su compañero en un acto al que también han acudido representantes de diferentes fuerzas del orden.

Tras la misa, el féretro ha sido sacado a hombros entre lágrimas por sus compañeros, a los que seguían familiares, alguno de los cuales portaba un retrato del agente fallecido y una flor.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández, ha asistido al funeral acompañado de la subdelegada del Gobierno en Cádiz, Blanca Flores, para mostrar sus «sinceras condolencias, respeto y profundo pesar» por la muerte de los dos agentes.

También han acudido el consejero de la Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa, Antonio Sanz, y el alcalde de Cádiz, Bruno García, así como la alcaldesa de San Fernando, Patricia Cavada.

Hasta Cádiz se trasladará mañana el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, para conocer de primera mano la situación de la zona.

El presidente de los populares ha pedido a los portavoces en el Congreso y el Senado que activen los mecanismos necesarios para reprobar al ministro del Interior, según señalan fuentes del PP que añaden que lo deseable sería que Pedro Sánchez lo cesara.

Por su parte, la asociación profesional Justicia para la Guardia Civil (Jucil) reclamará una comisión de investigación en el Congreso que revise si «la inacción del Gobierno ha facilitado el crimen» del puerto de Barbate.

La Asociación Pro Guardia Civil Aprogc ha vuelto a insistir en la necesidad de obtener más medios humanos y materiales, así como un endurecimiento de las penas, tanto de cárcel como económicas, para el Tráfico de Drogas y el Atentado a Agentes de la Autoridad y el establecimiento de la Zona Conflictiva.

Otros dos guardias que resultaron heridos en el mismo suceso el viernes, uno de ellos de gravedad, pero se recuperan favorablemente.