Crece la crisis en las urgencias de Portugal con dimisiones en hospitales

30 Noviembre 2022/Agencias
La crisis que viven los servicios de urgencias en Portugal se agravó en los últimos días con la dimisión de las jefaturas de tres hospitales debido a la falta de personal para cubrir los turnos, mientras que el Gobierno asegura que este problema «crónico» va a «mejorar».

A las dimisiones anunciadas el lunes y el martes en los hospitales Garcia de Orta y Amadora-Sintra, ambos en la región de Lisboa y Valle del Tajo, se sumaron este miércoles más renuncias en Ponta Delgada, en el archipiélago de Azores.

Las dimisiones se producen principalmente debido a la falta de personal para conseguir cubrir los turnos, un problema que se arrastra en varios hospitales y que protagonizó una polémica el pasado verano que derivó en la dimisión de la entonces ministra de Sanidad, Marta Temido.

SITUACIÓN «CRÓNICA»

La situación en las urgencias portuguesas es «crónica» y «no tiene nada de nuevo», defendió hoy el actual ministro de Sanidad, Manuel Pizarro, durante una audición en el Parlamento.

Pizarro aseguró que acompaña con «preocupación» las dimisiones de los últimos días, pero restó gravedad al asunto y argumentó que se trata de casos aislados.

«Estoy muy preocupado por que haya problemas serios en cuatro o cinco urgencias, pero no dejo de resaltar que eso significa que funcionan de forma regular más de 80 urgencias en cada momento en el país», defendió.

El titular de Sanidad señaló que hay «algunas horas de gran afluencia» en las urgencias, pero no ocurren en los mismos hospitales todos los días.

«Tenemos muchos problemas que estoy convencido que van a mejorar», insistió.

La falta de médicos es un problema recurrente en Portugal, donde en los últimos meses se han cerrado urgencias, especialmente de obstetricia y maternidad, porque no había profesionales suficientes para cubrir todos los turnos.

El Gobierno socialista luso aprobó en septiembre una reforma del Servicio Nacional de Salud (SNS), que tiene como eje central la creación de una dirección ejecutiva para coordinar toda la prestación de servicios de la red pública.

Además, aumenta la autonomía de los centros de salud, también a la hora de contratar recursos humanos, y crea un régimen de dedicación plena para intentar atraer más sanitarios al SNS, que será voluntario y empezará a aplicarse entre los médicos.

Pizarro reconoció a principios de este mes que los problemas de falta de médicos que sufre el país se van a mantener dos o tres años, pero aseguró que trabajan para encontrar una solución a nivel estructural.

El Ejecutivo abrió más plazas para formación de médicos y trabaja con las autoridades locales para solucionar los problemas de alojamiento de estos profesionales cuando les asignan un destino.

Spread the love

Deja una respuesta