Detienen a guía de un centro de buceo por la muerte de la doctoranda de ULPGC

29 Noviembre 2020
La Guardia Civil ha detenido al guía de un centro de buceo al que acusa de haber cometido un supuesto homicidio por imprudencia grave al dirigir, el pasado mes de octubre en la zona exterior del Puerto de La Luz, la inmersión en el pecio «Soo Yang» que costó la vida a la doctoranda de la ULPGC María Casanova Masjoan, de 27 años.

El cadáver de la joven investigadora, quien estaba a punto de concluir un Doctorado sobre corrientes marinas en el área de Oceanografía Física del Instituto de Oceanografía y Cambio Global de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, fue rescatado por el Grupo de Especialistas de Actividades Subacuático de la Guardia Civil el pasado 10 de octubre, ha recordado este domingo el instituto armado.

La investigación sobre su muerte, desarrollada en el marco de una operación denominada Narcotis, «se deriva la existencia de una mala praxis profesional por parte del guía de la inmersión, de 45 años, siendo el director técnico de la empresa de buceo que realizó la actividad, quien habría incurrido en varias imprudencias», concluye la Guardia Civil.

La fallecida quedó atrapada tras realizar una inmersión en la zona exterior del muelle Reina Sofía del Puerto de La Luz y de Las Palmas, en una zona o área de pecios hundidos denominada «los narcóticos”, a la que accedió un grupo de submarinistas recreativos dirigidos por un guía.

La investigación iniciada para esclarecer esta muerte ha detectado «diferentes ilegalidades» y ha permitido comprobar que «el grupo de submarinistas carecía de una planificación especifica obligatoria, según la normativa, para la realización de buceo previa a la inmersión, que incluía una evaluación de riesgos.

«Se debía haber tenido en cuenta, entre otras cosas, el lugar, profundidad, tiempo, consumo de aire y, sobre todo, la experiencia y titulación del buceador», recalca el instituto armado en un comunicado.

Aún así, subraya, «se llevó a cabo la inmersión, superando la profundidad permitida, y en el interior de un pecio, lo que, por sus características técnicas, lleva implícito unos riesgos extremos que requieren una experiencia, entrenamiento, habilidad y equipo especifico».

Los agentes han podido comprobar que no se activó el correspondiente plan de evacuación, según las manifestaciones vertidas en la investigación, concretamente al haber ascendido a superficie sin realizar el resto del grupo la correspondiente parada de seguridad, siendo conocedor el acusado, por su trayectoria profesional, de que si ascendían sin realizar la parada, ponía en peligro la vida de los otros buceadores.

Por tal motivo, los agentes procedieron a la detención del guía y director técnico de un centro de enseñanza de buceo de Las Palmas de Gran Canaria y al precinto policial del local para el correspondiente peritaje por la presunta autoría de un homicidio por imprudencia grave.

En este siniestro mortal, los componentes del GEAS llevaron a cabo una maniobra muy complicada y peligrosa, al tener que acceder al interior del buque, en el que en el primer día localizaron el cuerpo de la submarinista fallecida ubicado en una zona de difícil acceso con pasos angostos.

A todo ello se sumó la cantidad de limo que se levantaba por el paso de cualquier buceador, una circunstancia que ocasionó una desorientación extrema y provocó la pérdida de la salida, aunque estuviera a escasos centímetros de distancia.

Sin embargo, en una segunda inmersión, los componentes del GEAS lograron localizar el cuerpo sin vida de la investigadora en el interior del pecio, hundido hace más de 30 años y que se apoya en un lecho marino a 41 metros de profundidad, en una posición donde en su interior solo existen estructuras metálicas oxidadas y cortantes.

Con esta localización, los agentes realizaron al día siguiente otras dos inmersiones para la recuperación y extracción del cuerpo y todo su equipo de buceo, que se encontraban en una zona de difícil acceso, una maniobra compleja en la que los agentes del GEAS avanzaron al exterior de espaldas para tratar de evitar los enganches y los obstáculos en los pasos estrechos.

Los especialistas de buceo de la Guardia Civil que intervinieron en la búsqueda, localización y recuperación del cuerpo de la buceadora fueron testigos de los riesgos que llevaba implícita esa inmersión, «quedando absolutamente fuera de los parámetros del buceo recreativo».

Spread the love

OTRAS NOTICIAS

Dimite por vacunarse la alcaldesa de Molina tras retirarle el apoyo su grupo

25 Enero 2021/Agencias La alcaldesa socialista de Molina de Segura, Esther Clavero, ha dimitido en la madrugada de este lunes después de que 8 de...

El PSOE abre expediente informativo a Susana Machín

Canarias, 24 de enero de 2021.- Tras conocer las informaciones aparecidas en distintos medios de comunicación sobre su acceso a la vacunación contra el Covid,...

Canarias suma ocho fallecidos más y supera el medio millar de muertos

24 Enero 2021 ● Hasta hoy se ha realizado un total de 762.707 pruebas PCR en las Islas, de las que 3.946 se corresponden al...

El Cabildo y Aglayma avanzan en la limpieza del litoral de La Gomera

24 Enero 2021   Las playas de San Sebastián, Puntallana, Zamora y La Guancha albergan una nueva acción de limpieza en la que los voluntarios...

Deja una respuesta