El Ejército tunecino impide el acceso de los diputados al Parlamento

26 Julio 2021/Agencias
El Ejército tunecino impidió este lunes el acceso al Parlamento a varios diputados, incluido el presidente de la cámara y líder del partida islamista, Rached Ghannouchi, horas después de que el presidente, Kais Said, anunciase el cese del Gobierno y la suspensión de la Asamblea.

En un vídeo compartido en las redes sociales por Ennahda, principal fuerza parlamentaria y socio del Gobierno, muestra la llegada del político al palacio de Bardo a alrededor de las dos de la madrugada junto a la vicepresidenta, Samira Chaouachi, que pide sin éxito a los soldados desplegados tras la puerta el acceso al edificio.

La formación conservadora calificó la decisión del mandatario de «golpe de Estado» y pidió a la ciudadanía manifestarse pacíficamente ante el Parlamento «para salvar la revolución».

«Esto es un golpe contra la democracia tunecina y su constitución. Túnez es la única historia de éxito de la primavera árabe y esta historia no termina aquí», afirmó el comunicado.

Esta misma noche, el mandatario se paseó por la céntrica avenida de Habib Bourguiba, donde fue acogido por decenas de sus seguidores al ritmo del himno nacional.

Miles de ciudadanos salieron este domingo a las calles para celebrar el anuncio del mandatario, que decretó el cese del jefe del Gobierno, Hichem Mechichi, y la suspensión del Parlamento durante 30 días así como la retirada de la inmunidad parlamentaria de manera inmediata de todos los diputados «para recuperar la paz social y salvar al Estado y la sociedad».

Said aseguró que asumirá la presidencia del Ejecutivo con ayuda de un nuevo primer Ministro, que él mismo nombrará, durante el periodo de transición y defendió hacer uso del artículo 80 de la constitución que recoge que en caso de «peligro inminente» el presidente puede tomar medidas «excepcionales» tras consultar con el jefe de Gobierno y el presidente del Parlamento.

Según dicho texto, el objetivo es garantizar un funcionamiento regular del poder público «lo antes posible» mientras que el Tribunal Constitucional- pendiente de creación desde 2015- debe supervisar dicho proceso y decidir sobre su extensión.

Varias sedes regionales del partido Ennahda fueron asaltadas e incendiadas a lo largo del domingo en las diferentes manifestaciones que tuvieron lugar en todo el país para pedir la dimisión del Gobierno y la disolución del Parlamento por su gestión de la crisis sanitaria y el deterioro de las condiciones de vida.

Unos actos perpetrados por «grupos anarquistas, consternados por no haber logrado convencer a la opinión pública de sus creencias populistas y antidemocráticas», denunció el partido.

Túnez inició su transición democrática en 2011 con la llamada «Revolución de los Jazmines», que puso fin a dos décadas de la dictadura de Zine El Abidine Ben Ali, y durante la cual se han sucedido un total de diez gobiernos que han agravado todavía más la crisis económica y social.

Spread the love

Deja una respuesta