El Plátano canario es inferior en calidad al de Centro y Sur de América. Por Bruno Perera

Aunque me duela expresarlo, y sin ánimos de ofender a los productores de plátanos canarios, pero sí con la intención de que cambien a mejor la calidad de producción y manejo de la venta, digo lo siguiente:

 

Por mucho cuento que digan sobre el plátano canario con el añadido de las pintitas y su dulzura, es inferior en calidad al de Centro y Sur de América por causas de que al plátano de nuestras islas en los supermercados le mantienen su maduración en cámaras con demasiado frío. Y también se aprecia que no lo empaquetan con esmero cuidado, sino al trancazo, porque en una manilla de unas diez unidades se encuentran siempre unos dos o tres con magulladuras que luego cuando maduran se notan como quemados y podridos por la zona magullada, o en su totalidad. Y a veces cuando están totalmente maduros se siente al comerlos que están duros, y al mismo tiempo ralos y con pintitas.

 

Les cuento esto por razón de mis experiencias de haber trabajado cuando pequeño en un almacén de plátanos que se importaban desde La Palma, situada en la calle Canalejas de Arrecife de Lanzarote, en la cual madurábamos dicha fruta en cámaras con carburo.

 

Asimismo, en mi infancia desde 14 a 16 años, tuve las mismas experiencias en el antiguo Port Etienne hoy Nuadibú, puerto pesquero de Mauritania, donde en una tienda de un canario conejero llamada Casa Fefo, hacíamos el mismo procedimiento para madurar los plátanos.

 

También, siendo adulto en mis viajes por el mundo, por ejemplo, en Costa Rica, vi como se exportaba en trenes y barcos el plátano “Chiquita” que era un poco más grande que el canario y de mejor calidad, sin magulladuras y sin exceso de frío.

 

Las veces que he comprado plátanos en supermercados y tiendas de Lanzarote, y los que he visto en supermercados y tiendas de la península, todos tenían y tienen el mismo problema; demasiado frío y muchas magulladuras.

 

Pienso que los políticos que dan subvenciones al plátano canario, antes de concederlas deben exigir calidad, y también enseñar a los productores, supermercados, tiendas, etc, como madurar y mantener los plátanos sin quemarlos por exceso de frio, y como tratarlos para que no se magullen.

 

Presumir de pintitas y decir despectivamente que el plátano de Centro y Sur de América es banano y no plátano, es no conocer lo que es un plátano y lo que es un banano.

 

En centro y Sur de América hay plátanos y bananos. El plátano de esos países es casi igual que el canario, pero un poco más grande y más grueso, y el banano es mucho más grande y más grueso; y además es menos dulce y se utiliza sobre todo para guisos, y no para comer como una fruta de postre.

 

Como muestra de que lo que digo es cierto, pueden comprobar en los supermercados y tiendas de países europeos que el plátano que se importa de Centro y Sur de América, y que se vende en esos sitios, es de mayor calidad que el canario y tiene mejor presentación.

 

Espero que tomen mis consejos como algo que podría favorecer a la producción de plátanos en Canarias.

 

A seguir lean la historia del plátano y de la banana: Banana – Wikipedia, la enciclopedia libre

 

PD. Algunos que no quieren dar su brazo a torcer porque viven de las subvenciones, dirán: Bruno Perera, eres un mal canario y un vendepatria porque criticas nuestro producto emblemático. Pues contesto que, lo que critico va con el afán de que el plátano canario siga siendo nuestra representación agrícola, pero con una calidad de verdad y no con una ficticia que hace que se ponga menos cuidado en que el plátano canario sea un producto exquisito.

 

En lo que he dicho deseo que, el plátano canario se produzca y se mantenga en el mercado nacional e internacional con una calidad superior a la actual. Más claro no puedo ser.

Spread the love

Deja una respuesta