EL PROFESOR DE LA ULL JOSÉ FARRUJIA GANA UN PREMIO INTERNACIONAL A LA MEJOR FOTOGRAFÍA ARQUEOLÓGICA

23 Noviembre 2022
El galardón The European Archaeologist Photojournalist of the Year 2022 ha sido concedido a José Farrujia de la Rosa, profesor del Departamento de Didácticas Específicas de la Universidad de La Laguna, por haber tomado una imagen en el yacimiento rupestre de El Verde en el municipio de El Paso (La Palma) que recoge un fenómeno clave para los antiguos canarios: el comienzo del verano, cuya llegada quedaba registrada al incidir la luz solar, durante los días en que se manifiesta el solsticio, en el panel grabado con una espiral
La imagen fue tomada por Farrujia en el marco de un proyecto de innovación y transferencia educativa desarrollado desde el Área de Didáctica de las Ciencias Sociales de la Universidad de La Laguna, titulado “Aprendizaje activo y patrimonio cultural desde la Didáctica de las Ciencias Sociales”.
Este proyecto está centrado en la educación patrimonial del alumnado que cursa el Grado de Maestro en Educación Primaria de la Facultad de Educación y aboga, precisamente, por el aprendizaje contextual y por los itinerarios patrimoniales como estrategias didácticas claves en la formación inicial del alumnado del referido grado. “Una buena imagen”, puntualiza Farrujia, “puede ayudar a complementar la explicación didáctica de un yacimiento y a facilitar su comprensión por parte del alumnado, especialmente cuando lo que se explica durante la visita es un fenómeno puntual que solo se registra en determinados momentos del año”.
La espiral bajo el solsticio
La Asociación Europea de Arqueólogos, que anualmente concede tres premios sin distinción dentro de este certamen, propuso como lema de la edición “¿Cuál es el espíritu de la arqueología en el año 2022?” y la elaboración de un texto explicativo que acompañara la fotografía. La imagen galardonada capta el atardecer del 17 de junio de 2022 y la proyección de la luz del sol durante el solsticio sobre un panel rupestre grabado con una espiral.
El profesor explica en su texto que las culturas ancestrales basadas en la ganadería y la agricultura, como es el caso de los indígenas de las Islas Canarias, llevaban a cabo sus principales celebraciones durante el verano. En el momento del solsticio, es decir, cuando el sol alcanzaba su órbita más alta, comenzaba el año para los antiguos canarios. A partir de entonces, recogían sus cosechas y unían a las cabras con los machos para garantizar la cría.
Durante el solsticio y al atardecer, tal y como se aprecia en la foto, el sol al descender proyecta su luz por el hueco que se ve en la silueta de la montaña e ilumina la roca grabada con la espiral. Por eso, los antiguos palmeros eligieron estas rocas del barranco, y no otras, para dejar su huella, porque justo allí «Magec», el sol, proyectaba y sigue proyectando su luz al atardecer y sigue anunciando la llegada del verano.
El premio concedido implica, entre otros aspectos, la reproducción de la foto en la portada del boletín insignia de la arqueología europea, The European Archaeologist, que se difunde entre los más de 11.000 miembros de la asociación, procedentes de más de sesenta países de todo el mundo. Asimismo, la imagen se difunde como parte de las actividades promocionales de la entidad y en sus redes sociales, con lo que ello implica para la divulgación de los valores del patrimonio arqueológico canario en el ámbito internacional.
“La arqueología y la educación patrimonial pueden mantener vivo el eco del pasado y, al hacerlo, nos ayudan a comprender mejor nuestro entorno y su valor”, concluye Farrujia en el texto que acompaña a la imagen galardonada.

Spread the love

Deja una respuesta