Hola, Felipe. Adiós, Felipe – por Chema Tante

La casa de mi tía

 
Amaneciste, Felipe, desayunaste y le preguntaste al ayudante de campo ¿Qué toca hoy? -La Palma, majestad, te contestó el cortesano. ´

¡Qué fastidio!, pensaste. Pero todo sea por el bien de la monarquía.

Te has montado en tu avión y te has venido para la isla, repasando durante el vuelo los rollos y los datos que te han preparado para que los largues en las horitas que vas a estar por aquí.

Has llegado, para que tus cortesanos te llenen de alabanzas “Gracias, Señor, por vuestra presencia” te dicen, conteniendo las lágrimas de la emoción.

Te darán una vueltita por la zona, te llevarán a ver a alguna viejita y luego, barriga llena y misión cumplida, te volverás a La Zarzuela, a seguir con la zarzuela que es tu vida, una vida sin sentido pero que tan cara nos cuesta.

Hola, Felipe. Adiós, Felipe. Como llegaste, te irás; y nada habrá cambiado.

Pero tu viajito en avión, con el combustible, la tripulación, el séquito y la manduca habrá costado… no tengo ni idea de lo que habrá costado, pero estoy seguro de que es un dinero que podría aliviar el sufrimiento de alguna gente.

Súmale Felipe, lo que se ha despilfarrado en los va y viene de Pedro Sánchez y su estancia. Súmale lo de Marlaska. Ah, lo de Marlaska. ¿De qué sirve que Marlaska se haya pegado varios días en La Palma, con un alojamiento de lujo, como corresponde a su alta categoría? No lo iban a alojar en El Fuerte, con la chusma…

¿Cuántos grados ha descendido la temperatura atroz de la lava, cuánto se ha aliviado el sufrimiento de la gente, porque Borbón, Sánchez y Marlaska esten bobiando por acá, gastando un dinero precioso, en sus operaciones de imagen?

Mientras tanto, las organizaciones ciudadanas organizan colectas para que la gente se solidarice. Porque la gente sí que siente de verdad lo que pasa, y conoce el valor del dinero. Pero ya les digo yo, Borbón, Sánchez, Marlaska, que nunca se llegara a reunir lo que ustedes se han estallado en una cínica operación de imagen, sorprendiendo la buena fe de la gente, que cree que ustedes han venido a ayudar, cuando no han hecho sino a estorbar, a echárselas.

Para nada has venido a La Palma, Felipe. Igual te podrías haber ido a visitar a tu padre, en Abu Dabi. O a tu madre, en Londres. O a tu hija, en Cardiff. Vaya una dispersión familiar, mientras nuestra gente pierde su casa y su hacienda.

Lo escribe y lo sostiene Chema Tante

 
image.png
 
Salud
Chema Tante
Spread the love

Deja una respuesta