Irán redobla su opresión para vigilar a mujeres por desafiar las leyes del velo, alerta AI

26 de julio 2023/Agencias
La organización Amnistía Internacional (AI) alertó hoy de que las autoridades iraníes están redoblando sus métodos opresivos para vigilar a las mujeres por desafiar las leyes sobre el velo obligatorio con el regreso de la policía de la moral, entre otras medidas.

«La policía de la moral ha vuelto a Irán. Las autoridades no engañan a nadie retirando la insignia de la policía de la moralidad de los uniformes y furgonetas patrulla, al tiempo que envalentonan a los ejecutores de la opresión y el sometimiento de mujeres y niñas por parte de la República Islámica para que ejerzan impunemente la misma violencia que mató a Mahsa Zhina Amini», dijo en un comunicado la secretaria general de AI, Agnès Callamard.

En la última escalada, el 16 de julio, el portavoz de la policía iraní, Saeed Montazer Almahdi, anunció el regreso de las patrullas policiales para imponer el velo obligatorio y amenazó con emprender acciones judiciales contra las mujeres y niñas que desafiaran el velo forzado.

Los anuncios oficiales revelan que, desde el pasado 15 de abril, más de un millón de mujeres han recibido mensajes de texto advirtiéndoles de que sus vehículos podrían ser confiscados tras haber sido captadas por las cámaras sin el velo.

Además, innumerables mujeres han sido suspendidas o expulsadas de las universidades, se les ha prohibido presentarse a los exámenes finales y se les ha negado el acceso a los servicios bancarios y al transporte público, mientras que cientos de empresas han sido cerradas a la fuerza por no aplicar el velo obligatorio, enumeró AI.

«La intensificación de la represión pone de manifiesto el carácter dudoso de las anteriores afirmaciones de las autoridades iraníes sobre la disolución de la policía de la moral, en medio de declaraciones oficiales contradictorias sobre su regreso a las calles iraníes», recordó.

En un intento de codificar e intensificar aún más esta represión, las autoridades judiciales y ejecutivas presentaron al Parlamento el pasado 21 de mayo el «Proyecto de Ley de Apoyo a la Cultura de la Castidad y el Hiyab».

Según esta propuesta legislativa, las mujeres y niñas que aparezcan sin pañuelo en espacios públicos y en las redes sociales o que muestren «desnudez de alguna parte del cuerpo o lleven ropa fina o ajustada» se enfrentarán a un catálogo de sanciones que afectarán gravemente a sus derechos humanos, incluidos los sociales y económicos.

Entre ellas figuran multas económicas, confiscación de automóviles y dispositivos de comunicación, prohibición de conducir, deducciones de salario y prestaciones laborales, despido del trabajo y prohibición de acceder a servicios bancarios.

El proyecto de ley incluye también propuestas para condenar a penas de entre dos y cinco años de prisión a las mujeres y niñas declaradas culpables de incumplir las leyes sobre el velo «de forma sistemática o en connivencia con servicios de inteligencia y seguridad extranjeros», así como a la prohibición de viajar y a la residencia forzosa en un lugar determinado, dijo AI.

Hace tres días, una comisión parlamentaria indicó que había enviado el proyecto de ley revisado, que consta de 70 artículos, al pleno del Parlamento iraní para su examen, aunque el texto revisado no se ha hecho público, según la ONG.

«La comunidad internacional no debe quedarse de brazos cruzados mientras las autoridades iraníes intensifican la opresión de mujeres y niñas. La respuesta de los Estados no debe limitarse a enérgicas declaraciones públicas e intervenciones diplomáticas, sino que debe incluir también la búsqueda de vías legales para exigir responsabilidades a los responsables iraníes», concluyó Callamard.