José Ignacio Martín Blasco, en la Universidad Villanueva: «El docente tiene un compromiso de servicio con la sociedad»

18 Octubre 2021

La Universidad Villanueva aborda en una mesa redonda el perfil del docente en el nuevo escenario educativo
José Ignacio Martín Blasco, director general de Educación Infantil, Primaria y Especial de la Comunidad de Madrid, analiza la situación del sistema educativo y de los educadores junto a Luis Centeno Caballero, secretario adjunto de las Escuelas Católicas, y Alfonso Aguiló Pastrana, presidente de CECE

“El docente tiene que tener vocación y compromiso de servicio, estamos para servir, para enseñar a un niño que se puede caer y hacerse daño, pero también para darle herramientas para que no se caiga o se haga daño y acompañarle. Tenemos capacidad de ayudar al otro y encima enseñarle. Ser maestro es un orgullo”, ha subrayado José Ignacio Martín Blasco, director general de Educación Infantil, Primaria y Especial de la Comunidad de Madrid.

Martín Blasco ha presentado la mesa redonda “El perfil del docente en el nuevo escenario educativo” que ha organizado la Universidad Villanueva, en la que ha incidido en que, aunque el sistema educativo puede parecer un desastre en los momentos actuales, hay que trabajar en positivo mediante lo que él llama la “pedagogía del sosiego”, para poner en valor la educación y a partir de ahí crecer.

 

El perfil del docente, ha explicado, tiene que incluir el dominio de los recursos personales (saber usar el lenguaje tanto para hablar en público como ante un padre en una tutoría), la capacidad de trabajar en equipo, de reflexionar sobre la forma de mejorar la materia que se imparte, de ser empático, debe saber enseñar a fracasar para fomentar una mejora, debe ser capaz de relacionarse con el entorno (dentro del propio centro educativo y también en el barrio), debe formarse mucho más y en todo, conocer el uso educativo de los medios mediante la digitalización y la formación continua, saber educar de forma personalizada para cada alumno y tener capacidad de respuesta a la diversidad del estudiante.

La mesa redonda ha estado moderada por Begoña Ladrón de Guevara, presidenta de Cofapa (Confederación de Asociaciones de Padres) y responsable de Relaciones Institucionales de Educación en la Universidad Villanueva. En ella ha participado también Luis Centeno Caballero, secretario adjunto de las Escuelas Católicas, quien ha propuesto reflexionar sobre la profesión y preguntarse “por qué quiero ser maestro y para qué, si tiene sentido hoy la escuela como la conocemos o vamos hacia otro tipo, dónde queremos ir, qué aporta la escuela, si merece la pena ser profesor o es aburrido, si el educador nace o se hace, por qué se ha perdido parte del reconocimiento de la figura del maestro, si somos conscientes de que todo lo que hace un docente educa, no solo lo que se enseña, sino la forma de hablar, de comportarse, de vestirse, cómo vemos a los alumnos y hasta qué punto nos importan”. Centeno ha incidido en que hay que ser conscientes de que la carrera docente nunca termina, porque necesita una evolución constante y una formación continua.

Por su parte, Alfonso Aguiló Pastrana, presidente de CECE (Confederación Española de Centros de Enseñanza) y de la Fundación Arenales, ha subrayado la necesidad de valorar la autoestima de la profesión del docente, independientemente del reconocimiento social. “Una sociedad que piensa en su futuro, con grandes logros técnicos, económicos, pero que fracase en la educación será una sociedad fracasada. No podemos estar lloriqueando porque no nos reconozcan, la educación es una síntesis de lo que la sociedad más valora y quiere transmitir a la siguiente generación. Hay que tener conciencia clara de la importancia de nuestro trabajo”, ha sostenido. Aguiló se ha referido a los cambios en el modelo educativo. “La escuela se ha transformado mucho en los últimos veinte años, una de los cambios más significativos ha sido el acceso al conocimiento, que antes dependía del maestro o los libros y en la actualidad está al alcance de todos. Ahora tiene valor todo lo que no está en Google, por eso el profesor tiene como papel fundamental fomentar las ganas de aprender, porque entonces los niños aprenderán ellos solos. Y eso será así si nosotros tenemos ganas de aprender y se las contagiamos”, ha añadido.

Spread the love

Deja una respuesta