La conexión emocional evitará que la inteligencia artificial reemplace a la Arquitectura, al no poder sustituir a la sensibilidad humana a la hora de idear un proyecto

0

· Tomar conciencia de que los espacios afectan al estado de ánimo es el acto más revolucionario que puede ofrecer la Arquitectura, asegura Arsenio Pérez Amaral, que junto a Antonio Corona Bosch es autor de la renovación de la terminal del aeropuerto de Tenerife Norte, entre otras grandes obras

· Las “habitaciones sin techo” para hacer toda la vida posible a cielo abierto se ha convertido en la principal demanda del cliente inmobiliario en todos los segmentos

· Este arquitecto será uno de los ponentes del Foro Inmobiliario y de la Construcción de las Islas Canarias (FIC 2023), un evento que tendrá lugar en Guía de Isora el próximo 1 de junio, promovido por Arum Group y Abama Luxury Residences

27 de mayo, Guía de Isora

La emoción como principal ingrediente del diseño arquitectónico, con el estado de ánimo del ser humano como principal componente, es un planteamiento tan revolucionario que no solo marcará la gran diferencia de los proyectos de calidad, sino que mantendrá lejos la amenaza de que la inteligencia artificial se involucre en los proyectos arquitectónicos. No podrá nunca sustituir el alma que los arquitectos vierten en cada decisión para lograr la mejor de las experiencias en los espacios que crean, incluido el que se ha convertido en el mayor de los lujos en Canarias: las habitaciones sin techo.

Así lo considera el arquitecto Arsenio Pérez Amaral, cofundador del estudio Corona Amaral Arquitectura junto a Antonio Corona Bosch, con el que ha liderado proyectos de gran relevancia en las islas como la renovación de la terminal del aeropuerto de Tenerife Norte, la estación marítima de ferries del Puerto de Santa Cruz de Tenerife y su reciente remodelación, así como diversas obras residenciales y hoteleras.

Este arquitecto será uno de los ponentes de la primera edición del Foro de Inmobiliario y de la Construcción de las Islas Canarias, que tendrá lugar el próximo 1 de junio en Abama Resort Tenerife, en un encuentro que reúne por primera vez a expertos de dos sectores tan diferentes como complementarios, para crear un espacio de pensamiento y reflexión en el Archipiélago.

Uno de los temas a tratar será justamente cómo el uso de ambientes al aire libre, una tradición arquitectónica en Canarias, vuelve a ser tendencia: los patios como lugar de respiro e intercambio social, las terrazas y balcones como desahogo, o las azoteas como punto de encuentro, ocio o área para la práctica deportiva. Ahora, especialmente, tras la pandemia, esta opción ha cobrado especial relevancia, no solo para el canario en sí, sino para extranjeros que no disfrutan de un clima tan privilegiado como el nuestro y que entienden esta ‘experiencia exterior’ como el mayor de los lujos para poder trabajar, comer, charlar y hacer toda la vida posible a cielo abierto, y que encuentran en las islas el lugar ideal para establecer su segunda residencia.

Deben ser espacios dotados con todas las comodidades: buena conexión wifi, mobiliario exterior adecuado, con la orientación precisa para proteger ese espacio de los alisios y los vientos dominantes y con un soleamiento que ayude a alcanzar el confort higrotérmico, con la ayuda de pérgolas, toldos o vegetación que proporcionen una agradable sombra. Son estos elementos los que harán que una terraza sea un refugio, y la fórmula no es otra que volver a la sabiduría constructiva tradicional canaria.

“La habitación sin techo es la parte más importante de una propiedad, no debe ser el espacio sobrante al que se le intenta dar un uso, ni un añadido, sino todo lo contrario, debe ser la principal estancia a tener en cuenta en el diseño arquitectónico residencial”. Es algo que se entiende también a nivel inmobiliario, donde el valor del metro cuadrado exterior ya se equipara al interior en nuestra comunidad. “Una terraza, una azotea o un jardín revalorizan una propiedad”, argumenta Pérez Amaral y es algo de lo que el propietario es consciente hoy en día a la hora de solicitar un proyecto.

Tanto es así, que los clásicos miradores de un metro de ancho han perdido todo su sentido, apunta en referencia esos pequeños balcones en los que solo se puede permanecer de pie y que acaban siendo trasteros que terminan por afear las fachadas de numerosos edificios de finales del siglo pasado. Del mismo modo, han perdido sentido los cerramientos: la famosa expresión “le gané espacio al salón” en realidad implica haber perdido un espacio precioso y valioso para la casa.

Recuperar el sentido común de los más antiguos

La sabiduría antigua se debe aplicar, en todo caso, a toda la construcción desde antes de concebirla: una buena orientación es clave, estudiar dónde debe estar la fachada y las zonas de iluminación, y proporcionar ventilación cruzada con ventanucos orientados al norte para generar corrientes en días de calor, como se observa en las antiguas casas canarias, apunta.

En la arquitectura tradicional canaria no se orientaban las viviendas hacia el nordeste, ni se construían casas abiertas al mar para evitar el deterioro que podía provocar la maresía. La fachada daba la cara a la parte contraria. “Se hacía con sentido común, pero hoy día se ha abandonado el oído, el escuchar y leer un lugar. Al llegar a un solar hay que sentarse y percibir qué pide, y si prestas atención, te lo dice”, asegura. Pero no hay fórmulas mágicas, apunta Pérez Amaral, “cada ubicación tiene una solución propia”, hay que visualizar dónde estará cada estancia, e incluso la vida que se hará en su interior, “y ahí la inteligencia artificial no tiene nada que hacer, es una herramienta de apoyo, pero nada más”.

La Arquitectura, al margen de toda la tecnología e innovación que se puede aplicar al producto final, es ante todo “un arte con una razón necesaria”. “Si no logramos mejorar la vida de las personas, estaremos perdidos, tener en cuenta su mundo emocional es lo más moderno y disruptivo que podemos ofrecer. El metro cuadrado de cariño repercutirá en el resultado final, en el estado de ánimo, incluso en la salud”, concluye.

Foro Inmobiliario y de la Construcción de Canarias

Arsenio Pérez Amaral será uno de los ponentes del Foro Inmobiliario y de la Construcción de las Islas Canarias 2023, un novedoso encuentro que tendrá lugar el próximo 1 de junio y está organizado por Arum Group y Abama Luxury Residences para unir dos sectores en un espacio de debate hasta ahora vacío en el Archipiélago para el segmento especializado.

El foro tendrá lugar en las instalaciones del Abama Garden de Abama Resort Tenerife dirigido exclusivamente a profesionales del sector, para quienes la organización ha diseñado un programa en el que destacan figuras y expertos de primer nivel procedentes de distintos puntos de la geografía nacional, con el fin de trazar una fiel radiografía de la situación, definir los grandes retos y, sobre todo, su abordaje.

FIC 2023 se dividirá en dos paneles, el primero dedicado al sector inmobiliario y el segundo, moderado por Francesc Pujol, director de Real Estate de Arum Group, al de la construcción. Será en este en el que participará Arsenio Pérez Amaral, y junto a él estarán Óscar Izquierdo, presidente de FEPECO y de la Fundación Laboral de la Construcción en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, Miguel Segarra, jefe del Departamento de I+D+i de DRAGADOS y vicepresidente de ECTP (European Construction, Built Environment and Energy Efficient Buildings Technology Platform), y Miguel Ángel Amérigo, jefe corporativo de I+D e Innovación del Grupo OHLA.

El Foro Inmobiliario y de la Construcción cuenta con el patrocinio principal de Abama Hotels, marca bajo la que operan los hoteles Las Terrazas de Abama Suites y Jardines de Abama Suites y con el apoyo de la empresa inmobiliaria Stellanella Investment Company & Development.

Spread the love

Deja una respuesta