LA ULL SE ACERCA A LAS EMPRESAS CANARIAS PARA MEJORAR LA EMPLEABILIDAD DE SU ALUMNADO

15 Septiembre 2021

La Universidad de La Laguna tiene claro que la mejora de la empleabilidad de los estudiantes universitarios necesita de un diálogo más sincero y cercano con las empresas de las islas. Hoy 15 de septiembre se ha celebrado un encuentro que congregó a un nutrido grupo de representantes del tejido productivo regional con representantes del centro académico. El objetivo de esta cita fue conocer de primera mano las necesidades de las empresas y sus distintas realidades de empleo.
La reunión estuvo presidida por la rectora de la Universidad de La Laguna, Rosa Aguilar, acompañada de la vicerrectora de Estudiantes y Empleabilidad, Lastenia Hernández. Una quincena de empresas acudió a este encuentro: Compañía Cervecera de Canarias, Endesa en Canarias, la Asociación de Jóvenes Empresarios, ATOS Canarias, Cajasiete, Fundación Diario de Avisos, TITSA, Fred Olsen, Libby’s, Harinalia, COELCA, Grupo RAHN y Bodegas Monje.
En su intervención inicial, la rectora quiso romper algunos tópicos relacionados con la universidad y el sector empresarial. “Todos hemos oído que la universidad le da la espalda a las empresas, que no somos conscientes de la realidad laboral. Nada más lejos de la realidad. Sin ir más lejos, los alumnos de la Universidad de La Laguna tienen que realizar prácticas en empresas, y es una condición obligatoria para conseguir la titulación, junto con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Las universidades canarias somos las únicas universidades españolas que tienen este requisito obligatorio”.
También habló del modelo de formación de las universidades públicas, donde no hay docentes sino investigadores que ejercen docencia, una particularidad que permite a los estudiantes estar conectados con la realidad de cada sector. “El profesor, como investigador, les entrena para ser creativos, innovadores, les enseña a buscar soluciones nuevas. Ese es el plus que damos y que les permite adaptarse a un sector empresarial muy cambiante”.
Durante la reunión los representantes del sector empresarial pusieron en valor la necesidad de fomentar una educación basada en el conocimiento, pero también en los valores humanos y sociales. En este sentido, Daniela Postiglione Ten-Hoever, directora de Personas y Desarrollo del Talento en Cajasiete, apuntaba: “Hay que aprender a ser persona, tener los valores básicos. Da igual que sepas mucho si no sabes convivir con las personas, con los compañeros. Esa falta de habilidades sociales está detrás de la mayoría de los problemas en las empresas. Además de competencias intelectuales quizás se debería enseñar a los alumnos a ser ciudadanos”.

El futuro del empleo también tuvo su momento. Los empresarios y empresarias se mostraron preocupados por el cambiante mundo laboral y por la imparable automatización del trabajo. En este sentido, Raquel Martínez, directora gerente de TITSA, realzó la importancia del valor añadido de las personas. “Estamos digitalizando toda la empresa, vemos que algunos puestos laborales están desapareciendo, sobre todo aquellos que no tienen valor añadido, que puede hacer un robot. Sin embargo, hemos descubierto que los datos no son buenos si detrás no hay personas que los estudien, interpreten y valoricen”.
El representante de los jóvenes empresarios, Agoney Melián, destacó que si bien las empresas necesitan a los empleados para funcionar, estos también necesitan a las empresas para tener empleo, revindicando así su papel social. “Las grandes empresas emplean al 33% de la población, el resto nosotros, las PYMES, por esto los estudiantes también deben aprender a relacionarse con nosotros. Quizás una de las soluciones debe pasar por cambiar esa visión perversa que aún tenemos de lo que son las empresas, no somos sus enemigos. Los empresarios no somos los malos”.
En el cierre, la vicerrectora Lastenia Hernández agradeció la asistencia a los participantes y destacó lo importante que son estos encuentros que comenzarán a dar sus frutos muy pronto. “Relacionarnos con ustedes nos pone los pies en la tierra. Es fundamental conocer sus inquietudes para saber cuál es su realidad y de qué manera ayudarles para así poder ser una universidad mejor. Las habilidades y las aptitudes son fundamentales para que nuestro alumnado pueda salir adelante en el ámbito laboral”.

Spread the love

Deja una respuesta