Londres no rescatará a eléctricas ni subirá el techo de precio a consumidores

20 Septiembre 2021/Agencias
El Gobierno británico no rescatará a las eléctricas que quiebren por el incremento del precio del gas ni subirá el techo de precios previsto que las empresas pueden cobrar a los consumidores, recalcó este lunes el ministro de Empresas, Energía y Estrategia Industrial, Kwasi Kwarteng.

Cuatro de las 55 compañías minoristas que sirven energía a los consumidores británicos han abandonado el mercado en las últimas semanas, y Kwarteng avanzó que espera que más firmas se vean obligadas a dejar de operar.

«No se puede esperar que los contribuyentes se hagan responsables de compañías con pobres modelos de negocio y que no tienen resistencia ante fluctuaciones del precio», afirmó el ministro ante la Cámara de los Comunes.

Kwarteng indicó que la «competencia» es el rasgo principal del mercado energético británico y que el Ejecutivo no fomentará el «retorno al costoso oligopolio del pasado, en el que unos pocos grandes suministradores dictaban las condiciones y el precio a los consumidores».

Afirmó al mismo tiempo que el techo de precios que estipula el regulador público para el mercado a energético «no se va a mover», a pesar de que los precios mayoristas del gas han aumentado un 250 % desde principios de año y un 70 % desde agosto.

Entre el 1 de octubre de 2021 y el 31 de marzo de 2022, ese techo se situará en 1.277 libras anuales (1.488 euros), tal como anunció el regulador británico de la energía (Ofgem) el mes pasado, un incremento de 235 libras (273 euros) -un 22,55 % más- respecto al invierno pasado.

«Quiero subrayar que la protección de los consumidores es nuestro principal objetivo y daremos forma a nuestras políticas en función de eso», subrayó el ministro.

SUMINISTRO GARANTIZADO

Kwarteng recalcó ante el Parlamento que el Reino Unido no prevé tener problemas de suministro energético durante el invierno y tachó de «alarmistas» las advertencias de que podría haber cortes de luz en los próximos meses.

«A pesar de que el Reino Unido, como otros países en Europa, se ha visto afectado por los precios globales, nosotros nos beneficiamos de unas fuentes de suministro de gas diversas», argumentó el ministro.

El 50 % del gas que consume el país procede de fuentes nacionales, mientras que el 30 % procede de acuerdos energéticos con Noruega y el 20 % restante de otros proveedores internacionales.

Con todo, el ministro de Empresas y Energía adujo que los problemas que genera el incremento de los precios del gas pone de manifiesto la excesiva dependencia del Reino Unido de los combustibles fósiles y la necesidad de impulsar las renovables.

Spread the love

Deja una respuesta