Los centros cívicos y locales sociales municipales acogen 178 actividades tras su reapertura al pasar a nivel 1 de alerta COVID

22 Octubre 2021

En tan solo 18 días, 32 de los más de 60 de estos espacios municipales con los que cuenta la capital grancanaria ha reactivado su actividad habitual.
Las Palmas de Gran Canaria ha recobrado su actividad comunitaria, social y cultural. Desde que el Ayuntamiento de la capital grancanaria procediera el pasado 4 de octubre a la reapertura de los centros cívicos y locales sociales se han realizado, previa solicitud a cada una de las concejalías de los cinco distritos, un total de 178 actividades.

 

A partir de la citada fecha, en que se puso a disposición de la ciudadanía dichos espacios municipales y hasta el día de hoy, tras año y medio sin poder hacerlo como consecuencia de su cierre a causa de la pandemia, se han autorizado y están desarrollándose diversas actividades promovidas por el propio Ayuntamiento y/o por los diferentes colectivos o grupos de vecinos de los cinco distritos.

 

El Distrito Vegueta, Cono Sur y Tafira es el que ha acogido, de momento, el mayor número de acciones con 43, le sigue el Distrito Centro con 42, Tamaraceite, San Lorenzo y Tenoya con 40, Isleta, Puerto y Guanarteme con 35 y, finalmente, el Distrito de Ciudad Alta con 18.

 

El concejal de Participación Ciudadana, Prisco Navarro, ha recorrido estos días varios de estos centros cívicos y locales sociales de los cinco distritos capitalinos.

 

En sus visitas ha podido comprobar de primera mano cómo se va recobrando la normalidad y se está reactivando la dinamización de estos espacios municipales, manteniendo siempre el cumplimiento del protocolo de seguridad COVID establecido por el Consistorio para el uso de estas instalaciones.

 

Desde el 4 de octubre, después de que el Gobierno de Canarias decretase la bajada al nivel 1 de alerta COVID en la isla de Gran Canaria, se han desarrollado reuniones y charlas de colectivos y de vecinos, trabajos comunitarios, actividades de orientación y formación reglada para adultos, clases de teatro, de música y bailes de todo tipo, talleres de manualidades, de costura o de patchwork, actividades deportivas y de bienestar como el yoga, el zumba o la gimnasia de mantenimiento, entre otras acciones.

 

En palabras del edil Prisco Navarro, “es maravilloso ver como estos locales van poco a poco recobrando vida con la presencia de vecinos y vecinas y como estos, al mismo tiempo, van recobrando la alegría en sus rostros al encontrarse de nuevo después de este largo periodo de pandemia, y, por lo tanto, de cierre de los locales”.

 

A su juicio, estos locales, aparte de ser una herramienta de trabajo comunitario, son “también un medio terapéutico para nuestros mayores ya que por el simple hecho de asistir y participar en las actividades y encontrarse con sus vecinos y compañeros de muchos años, las posibles secuelas cognitivas y emocionales ocasionadas por el aislamiento debido al COVID se van mitigando o desapareciendo”.

 

Spread the love

Deja una respuesta