Madrid baja el tono pero sigue el pulso de PSOE y PP por el ahorro energético

04 Agosto 2022/Agencias
El Ejecutivo y los territorios gobernados por los socialistas han continuado el rifirrafe con el PP por el plan de ahorro energético y la negativa de Isabel Díaz Ayuso a aplicarlo en Madrid, aunque su gobierno ha rebajado el tono al avenirse a cumplir el decreto si no tiene otro remedio.

Ha sido el vicepresidente madrileño, Enrique Ossorio, quien ha asegurado que Madrid tiene la «mala costumbre» de cumplir las leyes y, por tanto, si tiene que cumplir el real decreto ley «en esos extremos» lo hará, aunque, mientras tanto, siguen estudiando si lo recurrirán al Tribunal Constitucional por un choque competencial.

También en Madrid se han rebelado contra las multas que consideran desorbitadas: «¡Sanciones de hasta 100 millones de euros por no poner bien el termostato y nada por homenajear a terroristas!», ha exclamado el consejero de Presidencia, Enrique López.

En todo caso, el PP ha vuelto este martes a la carga contra este plan energético, que entrará en vigor el próximo martes 9 de agosto, y eso que el propio líder popular, Alberto Núñez Feijóo, defendió hace un par de semanas medidas para limitar el aire acondicionado en verano y la calefacción en invierno y ahorrar en el alumbrado eléctrico nocturno, entre otras propuestas, ante eventuales cortes en el suministro a Europa por parte del régimen ruso.

La principal crítica que ahora hacen al Ejecutivo es que ha impuesto el plan de ahorro sin ningún tipo de consenso con las comunidades autónomas ni ayuntamientos, como se ha quejado el coordinador general del PP, Elías Bendodo, que ayer apoyaba a Ayuso y al resto de responsables autonómicos al asegurar que tenían «libertad para decidir» si aplican o no estas medidas.

Un mensaje parecido al del Gobierno andaluz, que ha censurado «la precipitación, la improvisación y la falta de diálogo», ha señalado el consejero de Presidencia, Antonio Sanz, que ha pedido adaptarlo a las diversas peculiaridades geográficas y económicas de cada zona y similar también la queja de la Xunta de Galicia.

Desde el PP han advertido también de la inseguridad que el apagado forzoso a las diez de la noche de establecimientos, monumentos y otros espacios públicos puede acarrear especialmente para las mujeres, según ha apuntado la portavoz adjunta del PP en el Congreso, Marta González, o la alcaldesa de Santander, Gema Igual, quien ha insistido en que las normas se cumplen «si no traen otro perjuicio mayor».

Desde el Gobierno, han vuelto a poner el foco en el comportamiento de Ayuso, que la ministra de Justicia, Pilar LLop, ha tachado de «impresentable», mientras que la titular de Ciencia y Tecnología, Diana Morant, ha respondido a la presidenta de Madrid que lo triste no es apagar las luces de los establecimientos para ahorrar energía, sino la guerra de Ucrania.

Mucho más duro ha sido el nuevo portavoz del PSOE en el Congreso, Patxi López, que considera que el PP ha dado «impunidad para delinquir» a sus responsables autonómicos al darles libertad para aplicar o no el plan de ahorro energético.

Entre tanto, la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, ha exigido a Feijóo que aclarara inmediatamente si estaba con Europa – que pide a España una reducción del 7 % en el gasto energético- o con la nueva «insurgencia» de Ayuso.

Las comunidades gobernadas por el PSOE, que apoyan sin titubeos la reducción de la factura energética, ya han anunciado que estudiarán con la patronal y los sindicatos la manera «más eficaz» de aplicar estas medidas y que provoquen el menor trastorno posible, como es el caso de los Gobiernos valenciano y balear.

También «plenamente de acuerdo» con el plan de ahorro se ha mostrado el País Vasco, aunque el Gobierno del PNV ha pedido flexibilidad en la aplicación de las medidas y «escuchar» a los diferentes colectivos, y ha puesto peros al régimen de sanciones: «No son el camino», ha señalado la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia.

En algunos ayuntamientos han mostrado además su preocupación por la obligación de no poder iluminar algunos monumentos emblemáticos, como el de Santiago de Compostela con la catedral o el consistorio de Ávila, cuyas murallas son también un símbolo.

Y las autoridades municipales de Badajoz han aprovechado la ocasión para exigir «ejemplaridad» a Pedro Sánchez al recordar al presidente la utilización del helicóptero o el Falcon para desplazamientos cortos.

Spread the love

Deja una respuesta