Robles acusa a juristas de usar el derecho como arma arrojadiza en pandemia

25 Noviembre 2021/Agencias
La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha advertido este jueves que la «disparidad de criterios» mostrada por los jueces durante la pandemia no es la mejor respuesta a los problemas de los ciudadanos y ha pedido a juristas y políticos que hagan autocrítica por haber usado el derecho como «arma arrojadiza».

Durante la inauguración de la IX Cumbre de Mujeres Juristas, que lleva por título «Las mujeres en la recuperación económica y social tras la pandemia», organizado por el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM), Robles ha pedido una reflexión sobre el papel de los magistrados durante la pandemia.

«Tengo que hacer autocrítica a los juristas y a aquellos políticos que han utilizado el derecho en el que todos creemos como elemento de solución de conflicto, como un arma arrojadiza», ha apuntado la ministra de Defensa.

Robles, magistrada de profesión, ha lamentado que mientras los sanitarios, transportistas o miembros de las Fuerzas Armadas estaban dando su vida en los meses más duros de la pandemia, «había quien acudía al derecho para criticar las decisiones que en momentos terribles tenían que tomarse para hacer frente a la pandemia».

Como jurista -ha indicado- Robles no entiende que cuando se declara un estado de alarma se acuda a los tribunales. «No creo que la vida política haya que judicializarla, hay que ir a los tribunales cuando hay que resolver conflictos, pero cuando hay que resolver problemas políticos, el cauce debe ser otro».

Ha asegurado que respeta las decisiones del TC, pero se ha preguntado: «¿el derecho está para esto, para hacer una confrontación en momentos duros como la pandemia?», y ha subrayado que cuando está en juego la vida de las personas, «la doctrina está muy bien, pero lo primero son las personas».

En este sentido, Robles se ha preguntado si los magistrados han dado «la mejor lección» y han estado «a la altura de las circunstancias» cuando hay «tal disparidad de criterios». «¿Cómo la gente lo va a entender?»

«No me gusta que las normas se utilicen como un elemento de confrontación, no me gusta que cuando hay una resolución unos aparezcan como vencedores y otros como no vencidos, ni me gusta que haya divergencias de criterios, que son sanas y entendibles, pero en momentos difíciles, no sé si son la mejor respuesta a los ciudadanos», ha reflexionado.

Durante el acto, la presidenta de la Comisión Delegada de Igualdad, Diversidad e Inclusión del ICAM, Ángela Cerrillos, ha ofrecido los datos de una encuesta realizada entre 600 abogadas colegiadas, que pone de manifiesto que la igualdad real entre hombres y mujeres aún no se ha alcanzado en este ámbito.

Así, el 69 % de las encuestadas destaca que cobra menos que sus compañeros abogados en el mismo puesto de trabajo y el 62 % considera que las medidas para favorecer la recuperación tras la pandemia no contemplan la perspectiva de género y señalan que se debe actuar especialmente en el ámbito de la conciliación.

Sobre el impacto de la pandemia, 7 de 10 encuestadas reconoce que sus ingresos se han mermado y la mitad de ellas cifran ese descenso en más del 20 %. Además, más de la mitad (el 54%) considera que su situación laboral en términos de igualdad en es mala o pésima y que se ha vito deteriorada por pandemia.

Por su parte, el decano del ICAM, José María Alonso, ha lamentado que la brecha salarial y de conciliación se ha incrementado durante al pandemia y ha denunciado que durante los meses de confinamiento muchas mujeres se han visto obligadas a reducir sus horas de trabajo para asumir las tareas de cuidado familiar y doméstica «debido al egoísmo de los hombres».

Ha apuntado también cómo el confinamiento se convirtió en un arma contra las mujeres víctimas de violencia machista y ha elogiado la labor de los abogados del turno de oficio, que no han dejado de atender a alguna víctima pese a que no había medidas de protección, con las mascarillas, y muchos de ellos se contagiaron e incluso fallecieron.

Spread the love

Deja una respuesta