Sanidad destina más de 47 millones a nuevas infraestructuras hospitalarias para potenciar la capacidad del sistema

01 Octubre 2021

Los cuatro proyectos supondrán la puesta en funcionamiento de 342 nuevas camas para el ingreso de pacientes agudos y subagudos por COVID-19 u otras enfermedades emergentes. Se ubican en las islas de Gran Canaria, Tenerife y Lanzarote, cuyos hospitales han soportado una mayor presión asistencial durante la pandemia, con una sobreocupación por enfermos con coronavirus

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha iniciado, a través del Servicio Canario de la Salud (SCS), cuatro nuevos proyectos de infraestructuras hospitalarias en las islas de Gran Canaria, Tenerife y Lanzarote, para la construcción de tres nuevos edificios y la completa rehabilitación de varias plantas de ingreso. En total, se suman 342 camas hospitalarias en un mismo año, lo que supone el mayor incremento en camas públicas de la última década. Estas infraestructuras servirán para el reforzamiento de la atención hospitalaria lo que contribuirá a la recuperación de la actividad asistencial que se ha perdido durante la pandemia. Con esta dotación se pretende incrementar la resiliencia del sistema sanitario público frente a eventuales repuntes de la COVID-19 u otras enfermedades emergentes, evitando que incidan en la atención a las restantes patologías.

Los cuatro proyectos que ejecuta el SCS supondrán, en conjunto, la creación de 15.800 nuevos metros cuadrados de superficie asistencial, que se dotarán del equipamiento y los medios técnicos necesarios para entrar en funcionamiento al término de las obras, lo que requerirá una inversión pública de 47.3000.200 euros.

La declaración de emergencia de estas actuaciones responde a la urgente necesidad de ampliar la capacidad física y técnica de los hospitales que han soportado una mayor presión asistencial desde que comenzó la pandemia por la COVID-19, en particular los de las Áreas de Salud de Gran Canaria, Tenerife y Lanzarote, en los que se ha producido una sobreocupación de camas por pacientes con coronavirus durante las sucesivas ondas epidemiológicas y en los se han habilitado espacios alternativos, en ocasiones, en estructuras no estrictamente sanitarias.

Los proyectos en ejecución permitirán que, en un breve plazo de tiempo, se disponga de infraestructuras estables, adecuadas y de carácter polivalente para dar respuesta a situaciones excepcionales, como la actual pandemia por SARS-CoV-2, y que los hospitales vuelvan a destinar sus instalaciones, recursos humanos y medios técnicos a la actividad asistencial ordinaria, que ha sufrido los efectos de la atención a la patología por COVID-19.

Esta recuperación de la actividad asistencial ordinaria está directamente relacionada con los objetivos del Plan Aborda, que persigue reducir las listas de espera en un 30% y situar las demoras por debajo de los 90 días. El plan, que cuenta con una ficha financiera de 200 millones de euros y una duración de dos años, necesita que el SCS concentre en adelante los recursos asistenciales en atender la patología no-COVID.

Proyectos en Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote

Los proyectos en ejecución comprenden la construcción y puesta en funcionamiento de los siguientes edificios:

– Nuevo edificio de hospitalización junto al Hospital Juan Carlos I, para pacientes derivados de los hospitales universitarios de Gran Canaria, con una superficie de 4.440 metros cuadrados y una dotación estimada de 98 camas. El importe de la inversión ascenderá a 14.500.000 euros y el plazo de ejecución previsto es de seis meses.

– Nuevo edificio de hospitalización junto al Hospital Doctor José Molina Orosa, en Lanzarote, con 5.100 metros cuadrados de superficie y un número aproximado de 100 camas. La inversión total prevista asciende a 15.500.000 euros y el plazo de ejecución previsto será de siete meses.

– Nuevo edificio de hospitalización en el Complejo Hospitalario Universitario Nuestra Señora de Candelaria, en Tenerife, con 4.400 metros cuadrados de superficie y con una dotación estimada de 98 camas. La inversión estimada asciende a 12.760.000 € y el plazo de ejecución será de seis meses.

– La cuarta actuación contemplada es la rehabilitación y reforma de las plantas 3, 4 y 5 del edificio “D” del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias, en Tenerife, con un superficie total de actuación de 1.900 metros cuadrados y una dotación estimada de 46 camas. La inversión asciende a 3.110.000 euros y el plazo de ejecución será de cuatro meses.

Fines asistenciales

Para la ejecución de estas infraestructuras se emplearán materiales y métodos constructivos industrializados que permiten obtener soluciones de calidad en tiempos muy inferiores a los convencionales, además de flexibilidad para realizar futuras ampliaciones o el desmantelamiento posterior, en caso que superada la actual situación no fuera preciso contar con estas instalaciones.

Las 3 estructuras edificativas de las Áreas de Salud de Gran Canaria, Tenerife y Lanzarote, así como las plantas 3, 4 y 5 del edificio “D” del HUC se destinarán al ingreso de pacientes agudos y subagudos, derivados de los hospitales a los que se adscriben, cuyas camas podrían destinarse a pacientes críticos en caso necesario.

Estas edificaciones permitirán, asimismo, aliviar la presión asistencial de los servicios de urgencias por los pacientes por patología COVID-19 pendientes de ingreso, además de concentrar actividades como el cribado o aislamiento de pacientes, apoyo a técnicas y procedimientos de los laboratorios centrales con métodos portátiles o ubicación de unidades de salud pública, como centros logísticos de control y rastreo.

Enfermedades emergentes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) han definido más de 100 enfermedades infecciosas que afectan al ser humano y a los animales, que han aumentado su incidencia recientemente o muestran una clara tendencia a aumentar, bien sea el ámbito geográfico de extensión y/o la actividad epidémica y/o la gravedad.

En los últimos 25 años han aparecido más de 30 nuevos microorganismos, algunos de ellos causantes de enfermedades mortales, asimismo algunas enfermedades comunes han vuelto a ser altamente prevalentes, con una importante capacidad de propagación tras períodos en que ya no se consideraban problemas de salud pública.

Ejemplos de situaciones de alerta o emergencia sanitaria nacional o internacional que suponen una amenaza para la salud de la población y que se encuentran bajo supervisión de las autoridades sanitarias, en la actualidad o en los últimos 5 años, son el virus de la gripe aviar A (H7N9), la fiebre por virus Chikunguya, la meningoencefalitis por el virus del Nilo occidental, las enfermedades por virus Ébola, Zika o por coronavirus SARS-CoV-2 (COVID-19).

En las últimas décadas se han declarado alertas sanitarias de posibles situaciones de riesgo biológico (SARS 2003, gripe aviar 2008, MERS 2012, ébola 2012-2015), pero ninguna de ellas había golpeado tan fuerte a la población mundial como la pandemia por Covid-19, de ahí la necesidad de preparar y mejorar la capacidad de respuesta de los dispositivos asistenciales, con centros en los que concentrar la actividad asistencial a las enfermedades emergentes.

Spread the love

Deja una respuesta