Sentimiento de canariedad… por Angel Rivero García

bty

Según el Sociobarómetro de Canarias publicado hace poco, el canarismo se mantiene, si bien ha retrocedido ligeramente. Si bien los datos no son escandalosos, sí resultan algo preocupantes y no se puede mirar para otro lado esperando que se resuelva solo…

 

Quizás parte de culpa la tenga el hecho de que en ciertos ámbitos no se esté apostando firmemente por la canariedad, por reforzar y extender nuestro sentimiento identitario, algo que va mucho más allá de trajes típicos en días de romería, isas y papas arrugadas…

 

Quedan lejos aquellos tiempos en que la mayoría de la chiquillería, o al menos una parte bastante representativa, tenía nombres aborígenes. De unos años para acá la tendencia es ver nombres extranjeros, muchas veces incluso mal traducidos o escritos con faltas de ortografía, cuando no se trata de nombres inventados directamente o realmente absurdos (conozco muchos)…

 

Eran tiempos en que en los colegios se prestaba mucha más atención que ahora a los temas canarios, a nuestras costumbres, a nuestra forma de ver el mundo y de pensar. Sin embargo ahora puedes encontrarte libros de texto donde en las pocas páginas que dedican a temas canarios llegan a publicar cosas tan absurdas sobre nuestro acento como aseverar que los canarios decimos «muyayo». Repito: en un libro de texto…

 

También vimos hace unos días cómo el encargado de las redes sociales de un conocido programa de la Radio Televisión Canaria (RTVC) se «ofendía» cuando se le recriminaba que usase el «vosotros» en un tuit y venía a responder algo así como que decir «vosotros» es más correcto que nuestro «ustedes» porque así le entendería más gente. Debe desconocer que el uso del «ustedes» es anterior al del «vosotros». Desde el castellano antiguo, que es una de las raíces del español de Canarias actual, junto con lusismos, americanismos y parte del amazigh de nuestros antepasados. Realmente no entiendo cómo esa persona puede seguir en ese puesto en una televisión que lo primero que debe hacer es fomentar la canariedad y no empobrecerla…

 

Es evidente que algo estamos haciendo mal los que apostamos por lo nuestro. Quizás nos falta poner un poco más de atención sobre estas cosas. Si se permite que un Pueblo pierda sus señas de identidad en beneficio de la globalización, mal vamos. Urge reforzar el sentimiento de lo canario desde todos los frentes: empezando por la Educación, donde no basta con que se «adapten» en parte los libros de texto: deben ser realizados desde una óptica canaria…

 

No es admisible que cuando se usan palabras cotidianas en Canarias se escriban entrecomilladas, casi como pidiendo disculpas por su uso en el texto (algo desgraciadamente muy visto también en la prensa local). O simplemente cambian la palabra que todos los canarios entendemos perfectamente por su equivalente en el español peninsular. Un ejemplo típico: cada vez que nuestras playas reciben la molesta «visita» de las aguavivas, los medios locales hablan de invasión de «medusas». ¿En serio?…

 

Pero además de en la Educación, también debe concienciarse al ciudadano de a pie, a las familias. Hacerles ver y comprender que nuestras costumbres, nuestras señas de identidad deben ser defendidas y utilizadas en el día a día, que no somos inferiores a nadie de fuera. Sencillamente somos distintos, ni mejores ni peores. Simplemente diferentes, como cantaba el amigo Braulio…

 

La RTVC también puede y debe jugar un importante papel en difundir lo nuestro con la seriedad que se necesita. Algo que no siempre se ve. Pero ¿cómo se puede intentar convencer a nuestra gente de la valía de nuestra canariedad si en el mismo Parlamento de Canarias los cuadros que se exponen hacen referencia a la conquista de nuestra tierra por parte de los castellanos?…

 

Es curioso que siendo muy posiblemente la nacionalidad con más diferencias culturales del resto de las que conforman el Estado español y habiendo tenido en el Gobierno de nuestra Nacionalidad tantos años un partido teóricamente (recalco lo de teóricamente) canarista sigamos teniendo un sentimiento de pertenencia acomplejado. Algo que no sucede, por ejemplo, en Cataluña o Euskadi…

 

Tenemos el deber de recuperar o reconstruir el sentimiento de canariedad para nuestro pueblo, con todo lo que ello significa. La canariedad no se lleva en un traje de romero, sino en la mente y en el corazón. Nuestra supervivencia como Pueblo depende de ello…

 

Angel Rivero García

www.encanarias.wordpress.com

Spread the love

Deja una respuesta