UN PROFESOR DE LA ULL INDAGA EN LA DEFINICIÓN DEL TIEMPO Y SU RELACIÓN CON LA MECÁNICA CUÁNTICA

11 Noviembre 2021

‘La Estela Invisible’ es el nombre del libro recién editado por Pirámide y cuyo autor es el físico de la Universidad de La Laguna Rafael Sala Mayato. Intentar arrojar luz sobre el misterio del tiempo de una forma accesible y entretenida es el principal objetivo de esta obra de divulgación. Para ello, el autor se sirve de la física cuántica, cuyas leyes, que pretenden explicar cómo es el mundo, resultan muchas veces paradójicas y siempre sorprendentes.
“¿Cuánto tiempo viviremos? ¿Cuánto tiempo lleva el ser humano habitando el planeta? ¿Cuánto tiempo pasará hasta que el Sol se extinga? ¿Cuánto tiempo tardaremos en cumplir nuestros sueños? Resulta extraño que el tiempo defina todo lo que somos y apenas sepamos lo que es”, se pregunta el físico en el prefacio de la obra.
El autor explica que el concepto de tiempo está profundamente arraigado en nuestro lenguaje: “Ganamos tiempo, lo perdemos, hacemos tiempo mientras esperamos a alguien, lo matamos completando un crucigrama, e incluso, al menos en nuestra lengua española, le damos tiempo al tiempo. Toda acción que realicemos en este mundo que conocemos ocurre en el tiempo”.
Se trata pues de un asunto que ha cautivado la atención de mucha gente, tanto científicos como aficionados. Sin embargo, es casi imposible encontrar un libro que verse de la relación que existe entre el tiempo y la mecánica cuántica. De hecho, la mayoría de los títulos lo hacen en relación con la teoría de la relatividad de Einstein. “Este libro surge de lo que considero una carencia en el ámbito de la divulgación científica, en cuanto a la conexión entre estos dos aspectos de la física. Porque el tratamiento del tiempo en mecánica cuántica continúa siendo una de las cuestiones más importantes y, aún abiertas, dentro de esta teoría”, explica Sala Mayato.
El volumen pretende abordar algunos escenarios en los que el tiempo y la mecánica cuántica convergen para plantear situaciones paradójicas o controvertidas desde un punto de vista formal o teórico y, otras veces, para demostrar cómo de su relación han surgido aplicaciones de carácter práctico y tecnológico de vital importancia en la actualidad. “En resumen, pretendo simplemente fomentar el interés y la curiosidad por el conocimiento y la ciencia en general y por la física en particular”, sostiene el físico de la Universidad de La Laguna.
En el primero de los capítulos del libro se hace un barrido por diversos conceptos generales relacionados con el tiempo, introduciendo brevemente algunos aspectos de la mecánica cuántica. En los posteriores se plantea algunos de los problemas y los logros para definir diferentes magnitudes temporales dentro de la mecánica cuántica. “En esta teoría parece que no existe una manera obvia de relacionar el concepto de tiempo con lo que luego uno mide en los laboratorios. De hecho, los problemas surgen desde los inicios de la teoría, cuando el físico Wolfgang Pauli, considerado uno de los padres de la física cuántica, establece un teorema que parece demostrar la imposibilidad de definir al tiempo como una magnitud observable dentro del formalismo matemático que la sustenta”, añade el autor.
También se aborda en la obra la controvertida relación de incertidumbre tiempo-energía, y algunos experimentos recientes que parecen indicar que existen fenómenos en los que las partículas pueden desarrollar velocidades súper lumínicas, en aparente contradicción con la teoría de la relatividad.
“Tratar de comprender el concepto de tiempo es tratar de comprender a la vez lo que es la vida, lo que ha pasado, lo que ha de venir, y cuál puede ser nuestro papel en esta maraña de instantes que vamos atravesando”, concluye.
Rafael Sala Mayato es físico cuántico y profesor titular de esta materia en la Universidad de La Laguna. Su investigación se centra en los fundamentos de la física cuántica y, en particular, en las analogías y diferencias entre las mecánicas clásica y cuántica. Este apasionado de la divulgación científica, ha trabajado en laboratorios y universidades de Canadá, Alemania y Nueva York.

Spread the love

Deja una respuesta