Una tromba de 40 litros por m2 en media hora sembró el caos en Arrecife (Lanzarote)

02 de diciembre 2023
El desplazamiento imprevisto de una nube convectiva descargó este viernes una tromba de agua de unos 40 litros por metro cuadrado en menos de media hora sobre Arrecife (Lanzarote), la segunda más intensa que se recuerda en la ciudad, lo que provocó numerosas inundaciones y obligó al Ayuntamiento a cancelar todas las actividades públicas.

Según han confirmado fuentes municipales, el aguacero sorprendió a los vecinos entre las 14.45 y las 15.15 horas de este viernes, con una intensa lluvia que en poco tiempo anegó calles, viviendas, locales y algunos sótanos.

Enrique Espinosa, gerente del Consorcio Insular de Emergencias, ha explicado que, aunque las previsiones apuntaban la presencia de precipitaciones, la situación de prealerta se había levantado oficialmente horas antes de la tromba, por lo que hubo que volver a movilizar nuevamente a todos los efectivos de los cuerpos de seguridad y emergencia.

La tromba, ha detallado, se desató debido a un súbito cambio del viento, que hizo que una nube convectiva «se posara» sobre la ciudad y descargara el agua en poco tiempo, lo que explica que en las localidades colindantes y en el resto de Lanzarote apenas se percibieran las precipitaciones.

En este sentido, ha resaltado que, mientras en la sede del parque de bomberos de Arrecife se registraban 35 litros por metro cuadrado, en el de Uga, en el municipio de Yaiza, apenas se alcanzaron los 2,2 libros por metro cuadrado.

Fuentes municipales han precisado que, desde un primer momento, y en vista de la intensidad de las lluvias, el alcalde de la ciudad, Jonathan de León, movilizó a todos los efectivos municipales disponibles, quienes iniciaron los trabajos necesarios para aminorar los efectos de la lluvia, sobre todo tratando de garantizar el funcionamiento del sistema de alcantarillado y la posterior limpieza de las zonas afectadas.

Fuentes de Protección Civil han señalado que esta es la segunda tromba de agua más importante que se recuerda en la ciudad durante las últimas décadas, ya que la anterior descargó más de 100 litros por metro cuadrado y provocó un auténtico río de barro desde la parte alta del barrio de Argana hacia las zonas más bajas de la ciudad.

El gerente del Consorcio ha precisado que, afortunadamente, este episodio no ha ocasionado daños personales, aunque «como en ocasiones anteriores» ha provocado numerosas inundaciones en la zona más baja de la capital, desbordamiento de alcantarillas en las proximidades del Charco de San Ginés y cortes de carreteras, tanto en el interior como en los accesos a la ciudad.

Más de medio centenar de operarios y miembros de los equipos de emergencia trabajan actualmente para volver a poner operativas las vías públicas de la capital y ayudar a los vecinos más afectados.