Vacunas y vigilancia integrada de gripe y SARS-CoV-2, claves para el invierno

22 Octubre 2021/Agencias
Después de un año gripe, es posible que las cepas circulantes no sean muy diferentes a las que el sistema inmune conoce de otros años, pero también es posible que la población haya perdido cierta inmunidad, por eso, la vacunación y la vigilancia integrada de este virus y del SARS-CoV-2 son aspectos clave para afrontar el invierno.

Estas son las principales indicaciones de un editorial publicado en la revista Eurosurveillance y firmado por Amparo Larrauri, coordinadora del equipo de vigilancia de la gripe en el Centro Nacional de Epidemiología, y Katarina Prosenc, del Laboratorio de Virología y Salud Pública de Ljubliana, en Eslovenia.

El artículo recuerda que la última temporada de gripe en Europa ha registrado una actividad muy baja, e introduce algunas claves para manejar el inicio próximo de la temporada 2021-22.

Las autoras destacan la necesidad de impulsar y consolidar en los próximos meses la vigilancia la infección respiratoria aguda, en Atención Primaria y en hospitales, para realizar una vigilancia integrada de los virus de la gripe y el SARS-CoV-2 al mismo tiempo.

De igual manera, la detección de otros virus que causan síntomas respiratorios puede ayudar a conocer la verdadera carga de enfermedad de estos agentes y brindar información importante para el control de otras episodios virales como el causado por el virus respiratorio sincitial (VSR), asegura el texto.

Las autoras explican que, tras unos niveles de circulación de la gripe muy bajos desde marzo de 2020, puede que las cepas no sean muy diferentes, pero también cabe la posibilidad de que, debido a la falta de exposición al virus -gracias a las medidas de prevención anti covid-19- parte de la población haya perdido algo de inmunidad natural.

Asimismo advierten de que es posible que la progresiva relajación en las medidas anti-covid pueda facilitar una mayor dispersión del virus de la gripe.

Contra todo ello, la vacunación antigripal es una herramienta «fundamental», que volverá a ser «clave» en la lucha contra la covid-19.

Pese a que la efectividad de esta vacuna no es tan alta como la alcanzada contra la covid-19, está demostrado que puede reducir la duración y la gravedad de la enfermedad y ayudar a prevenir complicaciones graves, incluidas la hospitalización y la muerte, recuerdan.

En caso de que ambos virus circulen a la vez este invierno (gripe y SARS-CoV-2), la vacunación será todavía «más importante» y deberá ir unida al fortalecimiento de una vigilancia integrada de ambos virus, concluyen.

Spread the love

Deja una respuesta