Villarejo sigue apuntando a CNI y le acusa de manipular en Operación Cataluña

GRAF1389. SAN FERNANDO DE HENARES (MADRID), 13/10/2021.- El comisario jubilado José Manuel Villarejo a su llegada a la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares este miércoles donde comienza con las cuestiones previas el juicio por tres supuestos encargos de espionaje investigados en la macrocausa conocida como "Tándem", por los que la Fiscalía pide casi 110 años de cárcel para el expolicía. EFE/ Fernando Villar

12 Enero 2022/Agencias
El excomisario José Manuel Villarejo ha vuelto a relacionar este miércoles al CNI con alguno de los trabajos de espionaje por los que está siendo juzgado y en esta ocasión le ha vinculado con la Operación Cataluña, en la que, según ha dicho, «plumillas» de los servicios de inteligencia alteraron correos.

Si ayer sorprendió en el juicio al insinuar que los atentados de 2017 en Cataluña fueron consecuencia de un «error grave» del exjefe del CNI Félix Sanz Roldán -a quien culpa abiertamente de sus problemas judiciales-, este miércoles Villarejo ha acusado al Centro Nacional de Inteligencia de alterar correos y acceder a servidores en la denominada Operación Cataluña.

Lo ha hecho en la tercera jornada consecutiva en la que presta declaración en el juicio que celebra la Audiencia Nacional por tres presuntos encargos de espionaje del caso Tándem, en el que se enfrenta a una petición de más de cien años de prisión.

Como es costumbre, Villarejo ha vuelto a acusar al CNI y a Asuntos Internos de elaborar pruebas falsas contra él y en eso se ha escudado constantemente para esquivar las preguntas relacionadas con los informes que le incriminan o con las anotaciones de sus agendas.

Porque el comisario no ha reconocido que los apuntes que le ha exhibido el fiscal sean de «su puño y letra», aludiendo a «los grandes falsificadores que hay en el CNI», a quienes se ha referido como «plumillas», dado que hay «mil métodos de alterar una palabra».

«Ya se ha hecho en la operación Cataluña (…) alterando correos, accediendo a servidores», ha indicado al tiempo que denunciaba «el problema» de que sea el Estado el que esté «detrás de la aportación de pruebas».

Villarejo, que en muchas ocasiones se ha desviado de los hechos por los que se sienta en el banquillo, ha renegado nuevamente de cualquier trabajo de espionaje porque, según ha subrayado, nunca accedió a bases de datos confidenciales, sino que todo lo obtuvo de «fuentes abiertas», y ha limitado sus servicios privados a un mero «asesoramiento jurídico».

Lo que hizo fue «poco más que ordenar la información» que sus clientes le daban y en la mayoría de las ocasiones acudía al «marketing» y al «folklore» para ganarse su confianza y «quedar bien», de modo que así podía seguir utilizando sus empresas para cubrir su trabajo de agente de inteligencia para el Estado, argumento que defiende insistentemente.

Una vez más y sin ser preguntado al respecto, Villarejo ha vuelto a vincular al expresidente del Gobierno Felipe González con el denominado proyecto Land -en torno al conflicto familiar por la herencia del promotor Luis García-Cereceda-, y se ha escudado en la Operación Cataluña para limitar su intervención en un informe elaborado para Procisa.

Al ser preguntado por una de las acusaciones por qué proporcionó al CNI sus pesquisas en Land, ha explicado que la viuda del promotor de la Finca, Silvia Gómez Cuétara, mantenía en ese momento una relación sentimental con un socio asturiano del magnate mexicano Carlos Slim, amigo, ha dicho, del expresidente del Gobierno Felipe González.

Tras señalar que todo lo que sean «inversiones importantes en empresas estratégicas interesan al CNI», ha matizado que desconoce realmente «los intereses que tenían», pero que al haber sido Felipe González presidente «es normal que cualquier inquietud que transmita sea investigada por el CNI».

En relación a esta misma pieza, y a preguntas de la defensa del representante de Método 3 Francisco Horacio Fernández, Villarejo ha puntualizado que su intervención en Land se limitó a la ratificación de los datos de un informe que tenía ya en su poder una de las herederas, Susana García Cereceda, y que pudo contrastar con otros que él tenía y que fueron obtenidos en un registro a la agencia de detectives.

Unos datos que, según su versión, obtuvo en el marco de la Operación Cataluña tras entregárselos el que fuera número 2 de la Policía Eugenio Pino, también imputado en Tándem, para que los analizara después haberle hecho entrega a él de los mismos el responsable de Asuntos Internos Marcelino Martín Blas, ante las sospechas de que el responsable de Método 3 podía estar colaborando con los intereses independentistas.

«Yo estaba inmerso en la Operación Cataluña y todo lo que fueran flujos de dinero al extranjero era de interés», ha afirmado.

Pero no todos los trabajos de espionaje que realizó y por los que se sienta ahora en el banquillo fueron en colaboración con el CNI, ese no fue el caso del proyecto Iron (referido al encargo de espionaje de un despacho de abogados a otro rival).

«No todos los encargos tenían que tener relevancia», ha precisado, otros como este, ha dicho, servían de «cobertura» a su actividad de agente de inteligencia y «para mantener la estructura, los alquileres, los sueldos, las nóminas…».

«Había muchos trabajos que no tenían trascendencia importante y cuando alguno sí lo tenía lo ponía a disposición del Estado», ha sido su explicación a preguntas de la abogado de Podemos, Marta Flor Núñez.

Al ser preguntado por las facturas relacionadas con esos trabajo o sobre cualquier asunto económico relativo a su entramado societario, Villarejo se ha desmarcado diciendo que no sabe de «contabilidad» y que él no llevaba «el día a día», sino las funciones de «alta dirección».

Como ya hizo ayer, Villarejo ha negado que el proyecto Pintor fuese ningún encargo de espionaje, sino un «favor personal» a su «amiga» Ana Rosa Quintana ante un problema de su marido y su cuñado, y ha rechazado haber elaborado ningún informe con seguimientos y datos confidenciales de las presuntas víctimas, sino que fueron detectives «vinculados al CNI».

El interrogatorio a Villarejo continuará mañana, que será el turno de las defensas tras haber terminado ya de preguntar las acusaciones.

Spread the love

Deja una respuesta